Este 2 de octubre se dio a conocer una carta firmada por María Elena Álvarez-Buylla Roces, nombrada por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador como futura titular del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), en la que solicita al actual director de la institución suspenda las convocatorias abiertas que puedan “afectar y comprometer recursos presupuestales para ejercicios 2019 y subsecuentes”. La solicitud generó polémica en redes sociales, al considerar que la investigadora pretendía “desmantelar la ciencia” y “paralizar el Conacyt”. Durante la tarde de este martes, el equipo de Álvarez-Buylla difundió una carta aclaratoria en la que se asegura que se ha “tergiversado” la información original.

El documento, dirigido a Enrique Cabrero Mendoza, pedía la suspensión de la convocatoria del Programa de Estímulos a la Innovación; los contratos con el Fondo de Cultura Económica; el contrato de arrendamiento de espacio para la FIL; el contrato de Cátedras CONACYT aún no firmados; y demás contratos que comprometan recursos 2019 y sucesivos. Ante la difusión de la misiva en distintos medios, Álvarez-Buylla ha señalado que “se solicitó suspender las convocatorias que comprometan recursos del próximo ejercicio. Sin embargo, la suspensión de ninguna manera implica la cancelación de éstas”. Esto significaría que las convocatorias no serían eliminadas, sino serían publicadas a destiempo y bajo los términos que la nueva administración estipule. En este mismo sentido, la investigadora remarcó que “se solicitó suspender todos los contratos que comprometan recursos del próximo ejercicio”, pero que ello tiene el objetivo de que estos sean “evaluados por la siguiente administración”.

Álvarez-Buylla resaltó que el oficio extendido a Cabrero Mendoza “se elaboró que de buena fe”, con el objetivo de “asegurar que la próxima administración cuente con los recursos necesarios para impulsar los programas institucionales en apoyo a las humanidades, las ciencias y las tecnologías”. Por otro lado, reclamó que el documento “se filtró desde dentro del Conacyt, sin que advirtamos ahora la pretensión de dicho acto”, por lo que han “exhortado al Dr. Enrique Cabrero Mendoza a que ordene una investigación interna para deslindar responsabilidades”.