Sobre el asesinato de Javier Valladares, camarógrafo del Canal 10 de Cancún, la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo señaló de manera preliminar que el periodista fue encontrado “sin uniforme laboral y fuera de horario de trabajo”, “por lo que se descarta por el momento que su fallecimiento sea un ataque directo a la libertad de expresión”.

En respuesta, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) expresó en un comunicado que la protección de periodistas  debe ser “permanente y eficaz”, y no estar “relacionada únicamente a contextos o coyunturas de exigencia específica”.

“La protección de periodistas y defensores debe ser permanente y eficaz, y no estar relacionada únicamente a contextos o coyunturas de exigencia específica. Es urgente que el gobierno federal dote de recursos suficientes y atienda a la mayor brevedad la situación que enfrenta la libertad de expresión y la defensa de los derechos humanos en el país”, señalaron.

Asimismo, informaron que se han comunicado con un directivo del Canal 10, a quien le “le ofrecieron solidaridad y respaldo por estos lamentables hechos”. 

“Resulta lamentable el repunte de la violencia en esa entidad federativa, por lo que las autoridades de los tres niveles de gobierno deben actuar con prontitud para prevenir las agresiones que continuamente cobran la vida de distintas personas en varias ciudades de Quintana Roo”, destacó el comunicado.

Con Valladares suman tres periodistas asesinados en el estado de Quintana Roo y ocho a lo largo del país desde el inicio del 2018. El 30 de junio fue asesinado el reportero José Guadalupe Chan Dzib, en Felipe Carrillo Puerto, quien trabajaba para Playa News; y un mes después asesinaron a su jefe, Rubén Pat Cauich, director del semanario y quien había solicitado protección gubernamental por amenazas de muerte y agresiones.

En una declaración en Facebook, Playa News exigió entonces que el gobernador del estado de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, haga más para proteger a los ciudadanos, pues la tasa de homicidios del estado aumentó un 132% en los primeros seis meses de este año. “Son dos de nuestro equipo, gobernador”, menciona el comunicado. “¿Cuándo terminará la falta de seguridad pública en nuestro estado?”.

Estos son algunos de los periodistas que han sido asesinados en el país por desempeñar su trabajo en 2018. 

1. Carlos Domínguez, de 72 años, quien tenía una columna política en el portal “Horizonte de Matamoros” en Nuevo Laredo, Tamaulipas, y fue apuñalado al menos 20 veces el 13 de enero de 2018  mientras viajaba con su nuera y sus dos nietos.

2. La comediante satírica Leslie Ann Pamela Montenegro del Real, de 36 años, asesinada en Acapulco, Guerrero, por realizar una serie de videos en los que criticaba políticos locales por actos de corrupción. De acuerdo con la Fiscalía del Estado de Guerrero, un cartel podría estar detrás del asesinato, aunque también se sospecha de un político del que había recibido amenazas de muerte y está vinculado a la misma organización criminal.

3. Leobardo Vázquez Atzin, de 42 años y administrador del portal de Facebook “Enlace Informativo Regional”.  Fue acribillado el 21 de marzo de 2018 al salir de su casa en Poza Rica, Veracruz, uno de los estados más peligrosos en el país. 

4. Juan Carlos Huerta, de 45 años. Lo asesinaron con arma de fuego el 15 de mayo cuando salía de su casa en Villahermosa, Tabasco. Colaboraba para diversos periódicos y era radiolocutor.  

5. Héctor González, de 40 años y corresponsal de Excélsior. Fue asesinado a golpes el 29 de mayo en Ciudad Victoria, Tamaulipas. Antes de ser ultimado cubrió el asesinato de un simpatizante del PRI en una comunidad cercana.