Este 11 de febrero, frente al palacio de Bellas Artes en la CDMX, la vocera del CNI, acompañada por concejalas del CIG, compartieron su palabra al lado de Don Pablo González Casanova, Juan Villoro y Gilberto López y Rivas.

Los primeros en dar la bienvenida a la vocera y a su comitiva fueron las y los auxiliares de Marichuy en la mesa permanente de la explanada de Bellas Artes, quienes en su palabra compartida  nos mostraron  las grandes diferencias entre la ciudad de ensueño y la ciudad pesadilla:

“Frente a la ciudad de ensueño de los empresarios y las inmobiliarias, se vive la pesadilla de niños, niñas y familias enteras, de jóvenes victimas del crimen organizado o de la policía, de miles de mujeres víctimas de la violencia y  de familias indígenas migrantes tratadas como delincuentes”.

Poco después, Gilberto López y Rivas habló en su participación del recorrido de CNI por el país  y del extenso memorial de agravios recolectados en sus caminos; Pablo González Casanova anunció la urgencia de una revolución no violenta; Juan Villoro reconoció la labor de las  y los asistentes en la recolección de firmas y comparó el proceso de los candidatos “independientes” punteros en la recolecta  -los cuales ya lograron rebasar la meta utilizando las  mismas formas  corrupto-partidistas para lograrlo-, con el caminar del Marichuy y el CNI, quienes librando las trampas impuestas para la recolección  harán un esfuerzo adicional hasta el último segundo del 19 de febrero .

Concluyendo  la participación de las y los auxiliares dio inicio la compartición de las Concejalas:

Reyna Cruz, concejala Chontal, narró a los presentes la forma cómo su pueblo la eligió para ser su vocera y culminó  reiterando los derechos que todas y todos tenemos para luchar unidxs;  la palabra fue retomada por Guadalupe Vázquez Luna, ( Lupita era una niña de 10 años cuando vio morir a su papá, a su mamá y a cinco de sus 10 hermanos);  es ella quien nos recordó la masacre de Acteal y la participación del PRI en la misma. Fue ella, ahora concejal de su comunidad, quien anunció “Ya no estoy dispuesta a que me quiten lo que es mío”. A Lupita le siguió  Francisca Álvarez,  indígena Nahua de la comunidad de Tlanixco , quien denunció el abuso de autoridad y la corrupción  que mantiene a miembros de su comunidad como presos politicos. Continuó con la compartición Magdalena García,  quien  narró  a los presentes la forma en como ella misma padeció  la “justicia del estado” , la cual  la mantuvo  más de un año en prisión  solo por ser quien es: mujer,  indigena, sensible y solidaria  ante los acontecimientos en San Salvador Atenco.  Yamili Chan, indigena Maya,  cerró la participación de las concejalas y nos recordó que “Los pueblos venimos caminando desde ayer, desde antier… el  CNI tiene 20 años caminando sin parar”.

Después de estar atenta  a cada uno y una de los presentes, habló Marichuy a  nombre del CIN y de la A.C. “Llegó la hora  del florecimiento de los pueblos”, dio las gracias a los presentes y reconoció cada una de las palabras que la antecedieron: “Justamente todo lo que han dicho,  justamente por eso surge la propuesta, una propuesta diferente, desde abajo, conjunta, para desmontar ese poder de arriba…”

El evento culminó con las palabras de los y las asistentes de Marichuy de  la mesa permanente de recolección de firmas  en Bellas Artes. Sus palabras recorrieron los tiempos, el tiempo de la imaginación,  de la voz colectiva, de la creatividad , de la responsabilidad y de demostrar de lo que somos capaces, es tiempo de hacer nuestra historia, es tiempo de hacer nuestra la historia.