senado manceraLos alcaldes de Guadalajara y de Ciudad Nezahualcóyotl afirmaron que el “mando único” policiaco no es “la panacea” y que es mejor el “mando coordinado” y respetar las diferencias de cada municipio, mientras que los gobernadores de Morelos, Graco Ramírez, de Nuevo León, Rodrigo Medina, y el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Angel Mancera, apoyaron en distintas formas la iniciativa de reforma constitucional del presidente Enrique Peña Nieto.

En la primera sesión de las audiencias públicas sobre las reformas en seguridad pública y justicia, realizadas en el Senado, los legisladores también expresaron sus reticencias ante esta iniciativa. La senadora Dolores Padierna, del PRD, expresó que la reforma establece el “mando único”, pero obliga a los municipios a pagar los servicios de seguridad, mientras que Alejandro Encinas, del PRD, recordó el caso de Arturo Durazo Moreno, ex jefe de la policía capitalina, quien tenía el “mando único” de las policías en el Distrito Federal y acabó por “administrar el crimen organizado, en lugar de combatirlo”.

Hasta el senador del PRI, Omar Fayad, ex alcalde de Pachuca, expresó sus dudas sobre la viabilidad financiera de centralizar las policías y destacó que los gobernadores estuvieron “totalmente a favor” de la iniciativa presidencial, pero no los alcaldes que participaron en esta primera audiencia.

El mandatario de Morelos, Graco Ramírez, del PRD, se pronunció por “despolitizar” el tema, retirar a las fuerzas armadas de las tareas policiacas y cambiar el “paradigma” para establecer 32 cuerpos policiacos.

“Construyamos 32 policías y que den la cara los 32 responsables de la gobernabilidad de este país, que somos los gobernadores y el jefe de Gobierno”, afirmó Ramírez.

Al abordar el papel de los militares en funciones policiacas, el mandatario de Morelos afirmó que han registrado un “desgaste progresivo” porque sus protocolos son “de guerra, no de policía”. “No le pidamos que actúen como policías a quienes están formados por un ejército; en la lógica de que combate a un enemigo, no está enfrentando, de acuerdo a la legalidad, a un delincuente”, abundó.

Por su parte, el jefe de Gobierno del PRD, Miguel Angel Mancera, presumió que en la Ciudad de México el “mando único” ha sido exitoso. “Debe haber esta policía, debe haber este mando unificado, debe haber una sola policía que está a cargo de la Secretaría de Seguridad Pública de la capital del país”, abundó Mancera.

Sorpresivamente, Mancera afirmó que el Distrito Federal “cuando deja obsoletas las armas, las está enviando a municipios. Tenemos requerimientos de municipios, de diferentes municipios del país porque no tienen armas”.

El senador Alejandro Encinas, ex jefe de Gobierno capitalino, le aclaró a Mancera que existe “mando único” en el Distrito Federal, pero no “policía única” porque hay varios cuerpos policiacos.

A su vez, el priista Rodrigo Medina, gobernador de Nuevo León, presumió que en su entidad han disminuido “en casi 80 por ciento” los índices delictivos y advirtió que ahora es “impensable” trasladar la responsabilidad policiaca al ejército mexicano, la Marina o la Policía Federal.

El mandatario de Nuevo León insistió que debe existir “voluntad política inquebrantable” en los gobernadores en turno porque “nadie va a venir de afuera a resolver los problemas de la entidad”.

Alcaldes critican mando único

En contraste, el alcalde de Nezahualcóyotl, Juan Manuel Zepeda Hernández, del PRD, expresó sus resistencias y críticas al modelo de “mando único” y puso como ejemplo su propio municipio: cuando se aplicó el mando único desde 2009 en el Estado de México, incrementó la criminalidad porque los propios agentes policiacos estaban vinculados con el crimen organizado.

Recordó que en 2013, el gobierno estatal lo invitó a firmar el “mando único”. El propuso cambios y mejores, pero los funcionarios mexiquenses le indicaron que “esto funciona como contrato de una franquicia”, no se puede cambiar.

“Es mejor el mando coordinado interinstitucional que el mando único” policiaco, afirmó Zepeda Hernández, quien subrayó que “el mando único no es la panacea”.

Por su parte, el alcalde de Guadalajara, el priista Ramiro Hernández García, insistió que “una idea generalizada no es la solución” y que la iniciativa presidencial “debe ser revisada con toda puntualidad”, porque cada municipio tiene especificidades.

“Debemos abrir cambios que no limiten el ejercicio de la autoridad municipal. También si nosotros pulverizamos a las policías las debilitamos”, afirmó el edil de la capital de Jalisco.