A dos años de que Rusia liderara una granja de bots para promover información falsa durante las elecciones presidenciales de Estados Unidos, un estudio del Pew Research Center apunta que al menos un 67% de los votantes estadounidenses temen que Rusia u otros gobiernos extranjeros pretendan influir en el resultado de nuevo.

Menos de la mitad de los encuestados por el Pew (45%) dijeron sentirse “un poco seguros” de que los sistemas electorales estén protegidos frente a los hackers, mientras que sólo un 8% dijo “estar totalmente seguro” de su capacidad.

Asimismo, la mayor parte de los encuestados demócratas y republicanos dijeron que el registro digital, que permite señalar con antelación si irás a votar o no, no es una buena idea si impedirá que voten todos los estadounidenses. Además, sólo el 30% de los encuestados dijo que se registró, mientras que el 80% aseguró que esperan que las elecciones “sean fáciles, como siempre”.

En este sentido, el (67%) de los encuestados dijo que «se debe hacer lo posible para facilitar la votación de todos los ciudadanos», mientras que sólo un tercio (32%) dijo que los ciudadanos «deben demostrar que quieren votar registrándose con antelación”.

En cuanto al uso de computadoras durante la elección, y pese a que una mayoría dijo que es posible que intervengan hackers, tanto demócratas como republicanos coinciden en que los “métodos automáticos son excelentes para eliminar registros inexactos o duplicados”. También coinciden en la presentación de una identificación con foto (76%), aprobada por el gobierno, para que se les permita emitir el voto.