Durante una rueda de prensa en la Casa Blanca en la que se abordaron los resultados de las elecciones intermedias, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, negó responder una pregunta de Jim Acosta (reportero de CNN que en ocasiones anteriores ha tenido enfrentamientos con el equipo de prensa del presidente), sobre las declaraciones polémicas y xenófobas que lanzó desde Twitter contra la caravana migrante. Acto seguido Trump, notablemente molesto, exigió a una asistente que le retirara el micrófono al reportero.

Éste se resistió, continuó con el planteamiento e incluso abordó la probable intervención rusa durante las elecciones en las que salió victorioso. Trump lo ignoró y  lanzó un monólogo contra los medios de comunicación, calificando a CNN como «fake news».

«CNN debería avergonzarse de tenerlo a usted trabajando para ellos. Es usted una persona terrible y no debería usted estar trabajando para ellos», dijo Trump. «La forma con la que tratas a Sarah Huckabee  su vocera) es horrible. Y la manera con la que tratas a otra gente es horrible, no deberías tratar así a la gente. Por reportar información falsa eres el enemigo del pueblo».

Luego obligó a sentarse a la corresponsal en la Casa Blanca de la Cadena Radial American Urban, April Ryan, a quien le negó la oportunidad de que le hiciera una pregunta.