Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, anunció el miércoles que podría aumentar exponencialmente el número de soldados que piensa mandar a la frontera con México para detener a la caravana migrante que partió desde Centroamérica.

Con esto, Trump atiza las declaraciones antimigratorias que ha tomado como estandarte para promover al Partido Republicano en las elecciones intermedias que tendrán lugar el próximo martes. Desde que se originó la caravana, Trump ha responsabilizado al Partido Demócrata por sus “leyes laxas en materia migratoria”. «Piensen en eso cuando emitan su voto», escribió en un tuit.

Asimismo, el martes planteó emitir una orden ejecutiva para abolir la ciudadanía por nacimiento para los hijos de indocumentados, una de las consignas que vocifera la caravana, solicitando que se les dé la nacionalidad a sus hijos.

El mandatario advirtió el posible aumento de las tropas durante una rueda prensa. “Respecto a la caravana, que es muy peligrosa, nuestros militares están desplegados. Tenemos a 5 mil y puede ascender hasta 10 mil o 15 mil efectivos militares, además de la guardia fronteriza y todos los demás que hay en la frontera. Nadie va a entrar. No vamos a permitir a la gente entrar”, dijo Trump antes de viajar a Florida y destacó que el asunto de la caravana es una “invasión peligrosa”.

Hasta el momento, 2 mil 100 efectivos de la Guardia Nacional, con equipo tecnológico de rastreo y armas, protegen la frontera. A estos se sumarán los 5 mil 200 soldados que Trump envió a inicios de semana y una probable comitiva de ultraderechistas que anunciaron su disposición a “luchar por su país” en redes sociales.

Shannon McGauley, presidente de los minutemen de Texas, dijo en un comunicado: «Se están riendo en nuestra cara. Estados Unidos es gratis para todos”. Y avisó que ya tiene miembros en tres puntos de la frontera con México,  y espera agregar de 25 a 100 personas más en los próximos días, armadas y equipadas con chalecos antibalas.

Por otra parte, Monica Marin, oriunda de Oregon, dijo en redes sociales que ha recaudado unos $USD 4 mil 000 en línea para ayudar a las milicias a comprar suministros.  “Los miembros de la caravana son peligrosos”, escribió. «Veo hombres jóvenes en edad de pelear que no parecen estar muriendo de hambre. Parece que están listos para pelear. Estamos entrenados. No somos exaltados. No estamos allí para disparar a la gente».