La tarde de este 14 de noviembre, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador (AMLO) presentó su Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024. Dividido en ocho ejes principales, este Plan se plantea erradicar la corrupción, garantizar el empleo y reformular la política de drogas. Acompañado del gabinete de seguridad, AMLO anunció la creación de la Guardia Nacional que tendrá a su cargo la prevención del delito y el combate a la delincuencia. “Necesitamos unir todos los recursos, las voluntades que se tienen”, aseguró el presidente electo. Sobre los cuerpos policiales actuales, refirió que “hay mucha descomposición, hay falta de profesionalismo y de integridad”.

El Plan Nacional de Paz y Seguridad tiene como objetivos reactivar la procuración de justicia, eliminando fueros y paraísos fiscales; garantizar el empleo y la educación; y regenerar la ética de la sociedad a través de una constitución moral. El Plan, según se dijo, se realizará con base en el respeto y la promoción de los derechos humanos, emprendiendo la construcción de la paz e impulsando leyes que contribuyan a terminar los confrontamientos armados. Se plantea también la recuperación del control de las cárceles y su dignificación, así como la creación de una Ley de Amnistía.

Alfredo Durazo, próximo Secretario de Seguridad, aseguró que los bienes decomisados al crimen organizados serán utilizados para la atención de víctimas y la mejora de las condiciones de las fuerzas de seguridad. Durazo afirmó que las cárceles serán dignificadas, buscando que “la prisión no sea un doble castigo para las mujeres”. Además de prometer que esta administración hará todo lo “humanamente posible” para revelar la verdad sobre los casos de desapariciones en México, el próximo secretario de Seguridad declaró que el feminicidio, la extorsión y el robo serán la prioridad para este gobierno.

“No es posible que tengamos ochenta homicidios diarios en el país”, abundó el presidente electo en la presentación de este Plan. Con respecto al polémico anuncio de que el ejército se mantendrá en las calles, realizado este 24 de agosto, López Obrador aseguró que “vamos a dar un giro gradual, poco a poco, al ejército. Que no sólo siga atendiendo lo relacionado con la defensa nacional, que nos ayude también de manera legal a la seguridad interior y a la seguridad pública”, abundó el presidente electo.

AMLO concluyó reiterando que el comandante supremo de las fuerzas armadas es el presidente y que el “próximo presidente de la República nunca va a dar la orden de que el ejército o la marina o cualquier corporación policiaca se utilice para reprimir al pueblo de México”. “Vamos a garantizar la paz”, remató.