Las organizaciones internacionales Access Now, Civil Liberties Union for Europe y EDRi presentaron un reporte en el que proponen una serie de acciones para combatir la desinformación en internet, proteger los datos personales y promover el derecho a la libertad de expresión. Los planes se generaron para impedir que potencias extranjeras intervengan en elecciones de otros países mediante la implementación de bots, y para que agencias de datos (como sucedió con Cambridge Analytica) no vendan información personal, manipulada para fines políticos.

Dentro del reporte, en el que también participaron académicos y representantes de las plataformas Google y Facebook, las organizaciones argumentan que se debe abordar el tema de la desinformación desde una aproximación multidimensional, basada en la autorregulación y de forma que involucre a múltiples actores con el fin de elaborar un “Código de Prácticas”. Además, exhortan a la Comisión Europea a evaluar el mapa de medios y propiedad antes de adoptar un plan de acción sobre la desinformación en la red.

En este sentido, las organizaciones recomiendan a la Comisión Europea reconocer los siguientes criterios antes de emitir una plan contra la desinformación en línea: 

  • Estar sujetas a una continua evaluación e investigación independiente.
  • Basarse en evidencia y criterios adecuados de comparación.
  • Abordar el modelo de negocio de la manipulación en línea a través de las leyes de protección de datos, privacidad y competencia.
  • Garantizar que los programas de alfabetización mediática se implementen a nivel nacional, que sean parte de la curricula nacional de educación, así como también que apunte a la población adulta (especialmente a los mayores), y que examine el rol y responsabilidades en la radiodifusión de servicio público.
  • Respetar los derechos humanos.

Asimismo, puntualizan las acciones que se deben evitar para generar un plan eficaz contra la desinformación, el cual no viole los estatutos anteriores: 

  •  Crear mecanismos institucionalizados de chequeo de datos que puedan reforzar o llevar a un conflicto de intereses, abuso de poder o sesgo.
  • Conducir a la manipulación del electorado o silenciar a las voces minoritarias.
  • Limitar la anonimidad en línea.
  • Delegar la responsabilidad a medios automáticos, inteligencia artificial o tecnologías emergentes similares sin que se garantice que el diseño y desarrollo de esas tecnologías sean “individuocénticas” y respeten los derechos humanos.