El Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) creó el índice Global de Impunidad 2018, donde se registran los principales países en donde los asesinatos a periodistas se mantienen en total impunidad.

Entre los 14 principales lugares se encuentran Colombia, Brasil y México, que ocupa el séptimo lugar. Asimismo, señalan que de los 324 asesinatos contra periodistas en la última década, al menos el 82% han sucedido dentro de los países que conforman la lista. 

“En la última década, al menos 324 periodistas fueron silenciados a través del asesinato en todo el mundo y en el 85 por ciento de estos casos no se han condenado a los perpetradores”, señala CPJ. “Es un mensaje envalentonador para aquellos que buscan censurar y controlar los medios de comunicación a través de la violencia”.

Colombia, que desde el 2015 no figuraba en el Índice Global de Impunidad, reapareció este año por los asesinatos de los miembros del equipo periodístico del diario ecuatoriano El Comercio, acaecidos en abril. Los asesinatos de Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra fueron confirmados el 13 de abril por el presidente Lenín Moreno. “Hasta el momento, el país tiene cinco casos sin resolver”, detalla el Índice.

Por otra parte, México ha estado en la lista durante los últimos once años. De acuerdo con CPJ, la situación del país ha empeorado notablemente y hasta la fecha tiene 26 asesinatos contra periodistas sin resolver.

“Los valientes reporteros que se han negado a ser intimidados han pagado con sus vidas, y los asesinatos vinculados a los carteles han tenido el efecto previsto de silenciar a otros”, dijo Robert Mahoney, subdirector ejecutivo de CPJ. “De hecho, la mayoría de los periodistas mexicanos pueden indentificar instintivamente ‘zonas de silencio’ donde la democracia y la transparencia perecen”.

Destacó que desde hace unos años CPJ trabaja junto con otros países para que los ataques contra los periodistas fueran clasificados como delitos federales. No obstante, advirtió que la falta de fondos para la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Contra la Libertad de Expresión (Feadle) amenaza con obstruir los avances.

Según CPJ la situación en Brasil ha mejorado, pese a que aún no se han resuelto 17 casos. El caso más reciente es el asesinato del periodista radial Jefferson Pureza Lopes, ocurrido el 17 de enero y por el que han sido detenidos cinco personas.

“Para realizar el Índice Global de Impunidad, que marca el Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas el 2 de noviembre, el CPJ calcula el número de asesinatos de periodistas sin resolver durante un periodo de diez años como porcentaje en relación a la población del país. Los países solo se incluyen si fueron el hogar de cinco o más casos sin resolver entre el 1 de septiembre de 2008 y el 31 de agosto de 2018. Además, los casos se incluyen solo si se trató de un ataque deliberado contra un periodistas específico en relación con el trabajo de la víctima”, explica el Knight Center for Journalism in the Americas.