El día de hoy, 13 de noviembre, el bautizado Éxodo Centroamericano emitió un comunicado en el que expresaron su descontento y preocupación sobre cómo el gobierno de Jalisco los engañó para deshacerse de ellos lo más pronto posible.

La Caravana Migrante se pronunció ante los gobiernos de los estados de Jalisco, Nayarit y Sinaloa, a la sociedad civil, medios de comunicación y a las Comisiones Nacionales y Estatales de los Derechos Humanos expresando que después de haber llegado en la noche, del día de ayer, a la ciudad de Guadalajara a las 10 de la noche se les recibió con un espacio techado, comida y agua.

Sin embargo, tras una reunión en la madrugada, el Secretario de Gobernación de Jalisco, les comunicó que no contaban con suficientes recursos ni comida para resguardarlos un día más, por lo que les pidió abandonar la ciudad antes del amanecer.

El secretario de gobernación ofreció a cambio transporte que los llevara hasta el límite del Estado de Jalisco. Igualmente, sugirió que el estado de Nayarit les brindaría transporte hasta Sinaloa, ya que, debido al desastre ocasionado por el reciente huracán que azotó al estado de Nayarit, les sería imposible recibirlos.

De tal modo que, lo acordado había sido que el transporte del Estado de Jalisco recogería a los más de cinco mil migrantes en la ciudad de Guadalajara y los llevaría cerca de Ixtlán y el límite entre Jalisco y Nayarit. Ahí serían recogidos por otros transportes que los trasladarían de manera segura y digna hacia el estado de Sinaloa.

Asimismo, el día de hoy en la madrugada la caravana migrante comenzó a ser transportada. Sin embargo, al llegar al punto acordado se encontraban todavía a 90 kilómetros del punto en el que los otros transportes los llevarían a Sinaloa.

“Esta es una clara decisión por el gobierno del Estado de Jalisco de sacarnos de la Ciudad de Guadalajara sin cumplir con su palabra, y así poner en peligro a la integridad física, la seguridad y la salud de miles de familias con niños a quienes les están dejando en la obscuridad de la madrugada sobre un punto desolado y desconocido de la carretera sin transporte ni servicios, casi 100 kilómetros del punto donde pueden partir con seguridad para el siguiente tramo de su viaje”, pronunciaron el comunicado.

Por su parte, los miles de migrantes manifestaron que responsabilizaban al gobierno de Jalisco de cualquier agresión, accidente o percance que llegara a suceder durante su traslado, en el tramo entre la Caseta de El Arenal sobre la Autopista Guadalajara-Tepic y el punto cerca de Ixtlán donde se supone los transportes los esperan para llevarlos a Sinaloa.

Igualmente, expresaron que tras los trágicos resultados que ocasionó el huracán, en la costa de Nayarit, su intención nunca fue ser una carga más sobre este estado afectado, por lo que accedieron al acuerdo del día de ayer.