El mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, acusó a los gobiernos de Honduras, El Salvador y Guatemala de permitir que una caravana de miles de personas migrantes, originarias de América Central, se dirija a su país; y aseguró que, en caso de que México no tome medidas, mandará militares para evitar su paso por la frontera.

En una serie de tuits, el presidente atacó a los países centroamericanos y crítico al Partido Demócrata, que se ha opuesto a la rígida política anti-migratoria que ha encabezado desde el inicio de su campaña electoral.

“Además de detener todos los pagos a estos países, que parecen no tener casi control sobre su población, debo, en los términos más enérgicos, pedir a México que detenga este ataque, y si no puedo hacerlo, llamaré al Ejército de EE.UU. y cerraré nuestra frontera sur”, aseguró.

“El asalto a nuestro país en nuestra frontera sur, incluida la afluencia de elementos criminales y de drogas, es mucho más importante para mí, como presidente, que el comercio o el USMCA”, agregó.

La caravana que arriba a territorio mexicano, originalmente estaba conformada por 160 personas que partieron de San Pedro Sula, uno de los sitios más peligrosos de Honduras, con el objetivo de estar juntos para ser menos vulnerables a los asaltos. Sin embargo, a lo largo del recorrido se han sumado más personas, y la comitiva ahora cuenta con miles de integrantes.

Trump ha ejercido mayor presión sobre el gobierno mexicano debido a que es el primer sitio donde los migrantes tendrían que presentar una visa válida para ingresar al país.

Por otra parte, Trump ha atizado sus consignas anti-migratorias con fines electorales. A veinte días de las elecciones federales de medio periodo, persigue el voto de las facciones conservadoras republicanas, responsabilizando a los demócratas de una “supuesta” crisis migratoria que afecta la seguridad nacional.

Asimismo, Trump ha mandado a su secretario de Estado, Mike Pompeo, a México para reunirse futuro secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, con el presidente saliente, Enrique Peña Nieto, y con el canciller Luis Videgaray, con el objetivo de gestionar que México frene el paso de la caravana.