Durante la Asamble Anual de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que tuvo lugar del 19 a 22 de octubre en Salta, Argentina, decenas de periodistas y funcionarios de Google y Facebook aprobaron la Declaración de Salta sobre Principios de Libertad de Expresión en la Era Digital, documento que reivindica que la libertad de prensa y la libertad de expresión se garantice en el entorno digital y analógico.

Dentro del documento se estipula que las regulaciones deben garantizar que el espacio digital sea abierto, neutral, accesible y respetuoso ante los derechos humanos. Asimismo, destacaron el papel de los gobiernos como una de las principales amenazas para la libertad de expresión en internet, “mientras que a los intermediarios de internet sólo se les reclama autorregularse y que busquen equilibrios entre la protección de la libertad de expresión, de los derechos de autor y de la propiedad intelectual”.

El documento aprobado  rechaza la censura del Estado; sin embargo, no menciona a los gigantes de internet, Google y Facebook. “El bloqueo y filtrado de contenidos por control estatal en el espacio digital constituye censura previa de acuerdo a lo establecido en la Convención Americana de Derechos Humanos”, señala el punto cinco de la Declaración.

Por otra parte, en el punto 13 se aceptó que los intermediarios “puedan restringir contenidos siempre que los criterios sean claros y transparentes” y que “dispongan de mecanismos de denuncia accesibles a quienes puedan verse afectados en el ejercicio de sus derechos”.

En cuanto a las fake news, que en el documento se definen como “diseminación maliciosa o deliberada de desinformación”, se aprobó generar un modelo de regulación, así como la adopción de “políticas de alfabetización noticiosa y digital”, de acuerdo al Observatorio Latinoamericano de Regulación de Medios y Convergencia (Observacom).