La embajadora de Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley, avisó que dejará su cargo a finales de este año. Su renuncia fue presentada directamente ante el presidente Donald Trump, de acuerdo con múltiples fuentes de la Casa Blanca. 

En una comparecencia frente a los medios que tuvo lugar este martes, Haley dijo que su salida «no obedece a motivos personales». “Es importante que los gobernantes sepan cuándo hay que dar un paso a un lado”, apuntó. A su vez, elogió la posición de Trump frente a las Naciones Unidas. “Trump ha llevado la organización a ser más fuerte y eficiente”, dijo.

«[Haley] Ha sido muy especial para mí, ha hecho un trabajo increíble”. Trump señaló que, aunque deja su actual cargo, siempre tendrá la puerta abierta en su administración. «Puedes elegir», mencionó.