Días después de que el secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, se pronunciara a favor de la despenalización del cultivo de la amapola, el senador del PRI, Manuel Añorve Baños presentó una iniciativa para permitir el cultivo, cosecha y producción legal de la amapola con fines medicinales.

Añorve Baños, senador por Guerrero, argumentó que la autorización sanitaria a los ejidatarios, productores rurales, sociedades rurales, pequeños propietarios agrícolas y “cualquier otra persona física o moral” ayudará a cubrir la demanda nacional y, al mismo tiempo, permitirá proteger a campesinos y productores que dependen de la siembra de la amapola.

Afirmó que las zonas que concentran la siembra de cultivos ilícitos se encuentran en los estados de Sinaloa, Chihuahua y Durango, según la ONU, pero el mismo organismo estimó que para 2014-2015 el área de cultivo llegó a 28 mil hectáreas en estas entidades más Nayarit, Michoacán, Jalisco y Guerrero.

Precisó que por lo lucrativa que resulta la producción de amapola, precursora de la heroína, los grupos criminales han desatado una guerra para controlar los campos de siembra, volviendo inaccesibles valles montañosos donde se extiende la pobreza.

Reconoció que varias voces se han pronunciado a favor de esta despenalización de la amapola y que “incluso, el gobernador Héctor Astudillo fue el primer mandatario en manifestarse a favor de la legalización del cultivo de la amapola y el gobierno entrante también ha expresado su interés en discutir la posibilidad de legalizar” este cultivo.