Dada la cantidad de consultas públicas, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) ordenó a la Procuraduría General de la República (PGR) dar a conocer la averiguación previa del Caso Odebrecht. 

Ayer, 2 de octubre, el Pleno del INAI dilucidó que, tras una instrucción previa, la PGR no entregó información suficiente sobre las irregularidades detectadas entre Petróleos de México (Pemex) y una filial de la empresa de construcción brasileña, Odebrecht, que suman unos 2.500 millones de pesos (135 millones de dólares).

Por lo tanto, la PGR deberá entregar información relativa a las actuaciones de los agentes del Ministerio Público involucrados en la indagatoria, los avances y el estatus de la investigación.

“El Pleno del INAI, al determinar que es de interés público conocer la información sobre el caso Odebrecht, abona a la rendición de cuentas y permite a la sociedad tener el control sobre el actuar de la autoridad y la manera en la que solventa las investigaciones en casos o hechos en los que se presumen delitos que implican actos de corrupción”, señala un comunicado del organismo autónomo.

El principal implicado es Emilia Lozoya, quien fungió como coordinador internacional de la campaña del presidente saliente, Enrique Peña Nieto, y como director de Pemex del año 2012 al 2016. El ex funcionario fue señalado por Luis Alberto de Meneses Weyll, exdirector regional en México de la constructora, de haber recibido un soborno de cuatro millones de dólares. Investigado por los delitos de enriquecimiento ilícito y cohecho, el ex funcionario ha negado en más de una ocasión las acusaciones.

Por otra parte, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) informó que entre 2015 y 2016 Pemex pagó más de 668 millones de pesos por servicios no prestados, a la vez que tuvo unas pérdidas de 19,935 millones de pesos con la venta de etano por debajo del precio de mercado. Sobre este asunto, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) bloqueó en el congreso  las pesquisas del órgano auditor.

“El INAI da cauce a un sentido reclamo social que es el combate a la corrupción, garantiza el principio de publicidad sobre la información relacionada con las indagatorias de hechos que generan indignación y lastiman a la población, como el de Odebrecht, uno los casos más representativos de una red de corrupción”, cierra el comunicado del Instituto.