El Servicio Secreto de los Estados Unidos informó este miércoles que ha interceptado dos “paquetes sospechosos identificados como presuntos explosivos”, que habían sido enviados a las residencias del ex presidente Barack Obama y al de la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton.

“Los paquetes se identificaron inmediatamente durante los procedimientos de revisión de correo de rutina como posibles dispositivos explosivos y se manejaron de manera apropiada como tales”, señaló en un comunicado el Servicio Secreto, especificando que ninguno de los destinatarios llegó a recibirlos. En el mismo comunicado, explican que el primer paquete, dirigido a Hillary Clinton, fue interceptado durante las últimas horas del martes, en tanto el paquete destinado al ex presidente fue recuperado por la mañana de este miércoles.

El Servicio Secreto también señaló que ha iniciado una investigación para determinar el origen de los paquetes e identificar a los responsables, y desmintió que hayan interceptado un paquete sospechoso enviado a la Casa Blanca, de acuerdo con información de The New York Times.

La Casa Blanca condenó los ataques contra los ex funcionarios. “Estos actos de terror son viles y quien sea responsable deberá rendir cuentas con todo el peso de la ley. El Servicio Secreto de Estados Unidos y otras agencias de orden público están investigando y van a tomar todas las acciones apropiadas para proteger a cualquier persona que resulte amenazada por estos cobardes”, expresó la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders.