En un video publicado en sus redes sociales el ex presidente de México, Vicente Fox, negó que el método de extracción de petróleo conocido como fracking dañe el medio ambiente y aseguró que el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, tiene “información incorrecta sobre el tema”.

Un día antes del lanzamiento del video, López Obrador sostuvo una reunión con el gobernador de San Luis Potosí (Juan Manuel Carrera López), en la que señaló que no se utilizará el fracking como método de extracción de petróleo y gas. “Esta técnica no se va aplicar aquí, en San Luis Potosí, ni en todo el país”, aseguró AMLO. “No vamos a utilizar ese método para extraer petróleo ni para extraer gas».

Desde Texas, Estados Unidos, Fox respondió: “Oklahoma y Texas han hecho una revolución profunda en materia de petróleo y de gas natural a través del sistema fracking, que es perforación horizontal. Hoy, el estado de Texas se ha convertido en el tercer productor de petróleo y gas natural del mundo», enfatizó Fox. «Está muy por encima sólo Texas de lo que México produce hoy. Es urgente recuperar nuestra capacidad de producir petróleo. Es urgente aprovechar los grandes yacimientos que tenemos en el norte del país. Es urgente utilizar el fracking como tecnología moderna».

De acuerdo con la Alianza Mexicana Contra el Fracking, la creación de un solo pozo requiere entre 9 y 29 millones de litros de agua. “El ritmo de explotación anual de 9,000 nuevos pozos en Estados Unidos que se pretende exportar a México supondría un volumen de agua equivalente al necesario para cubrir el consumo doméstico (100l/pers/día) de entre 1.8 y 7.2 millones de personas en un año. Ello acarreará la disminución de la cantidad de agua disponible, lo que pondría en peligro los ecosistemas y la realización del derecho humano al agua y a la alimentación. En estados como Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, regiones donde esta actividad ya se está realizando, la disponibilidad de agua es limitada al tratarse de regiones con alto estrés hídrico (donde la demanda es mayor a la disponibilidad)”, señalan.

Asimismo, los expertos señalan que al menos 25% de las sustancias utilizadas en las distintas mezclas de perforación pueden causar cáncer y mutaciones, 37% afectar al sistema endocrino, 40% provocar alergias y 50% dañar el sistema nervioso.  Denuncian que la población que habita cerca de los pozos tiene 66% de probabilidad de padecer cáncer asociado a la contaminación atmosférica, a la vez que pierden cantidades significativas de agua para consumo humano y acelera el cambio climático y produce sismos antropogénicos.

Sin embargo,  Fox asegura que los daños medio ambientales “no existen”. “No hay tal, es falso que afecta los recursos naturales y el medio ambiente”, dijo. “Hoy con tecnología se logran las dos cosas: generar riqueza y a la vez proteger el medio ambiente. Ahí está nuestro nuevo Cantarell, en este proceso podemos resolver y vamos a resolver la pobreza en México, de una vez por todas».

Finalmente, denuncia que «en esta ocasión no está correcta la información que tiene Obrador”. «Debe rectificar y debe avanzar a toda velocidad, en muy corto plazo México puede ser el gran productor de petróleo y gas natural que siempre fue», aseguró.