Una investigación de The New York Times reveló que el motor de búsqueda más importante de internet, Google, protegió públicamente a Andy Rubin, el creador del sistema operativo para teléfonos Android, de una denuncia de acoso sexual interpuesta en su contra hace cinco años. Además, destaca la investigación, le dieron una liquidación de 90 millones de dólares.

The New York Times reportó que una mujer con la Rubin sostuvo una relación extramarital lo acusó de forzarla a practicarle sexo oral en la habitación de un hotel durante el año 2013. Ante esto, Google realizó una investigación interna y comprobó que la denuncia de la mujer era real, por lo que el entonces director de la compañía, Larry Page, solicitó la renuncia de Rubin y le prometieron una liquidación de 90 millones de dólares, que terminan de pagarse el próximo noviembre.

Tras su salida, Page publicó: «Quiero desearle a Andy todo lo mejor con lo que viene. Con Android, creó algo realmente extraordinario, con más de un billón de usuarios felices».

NYT señala que, además del caso de Rubin, Google ha protegido a dos directivos más acusados de conducta sexual inapropiada.

En respuesta al reportaje, Sundai Pichai, CEO de Google, hizo pública una carta que enviaron a los empleados de la empresa, en la cual aseguran que en los últimos dos años 48 personas ha sido cesadas por acoso sexual. “Ninguno de ellos recibió un bono de salida”, reza la carta. «Investigamos y tomamos medidas, incluida la terminación. En los últimos años, hemos tomado una línea particularmente dura sobre la conducta inapropiada de las personas en posiciones de autoridad. Estamos trabajando duro para seguir mejorando la forma en que manejamos este tipo de comportamiento».

«La historia del New York Times contiene numerosas inexactitudes sobre mi empleo en Google y exageraciones sobre mi compensación», dijo Rubin en respuesta al reportaje. “Específicamente, nunca obligué a una mujer a tener relaciones sexuales en una habitación de hotel. Estas falsas acusaciones son parte de una campaña de desprestigio de mi ex esposa para despreciarme durante una batalla de divorcio y custodia».