Entre ejidatarios y comuneros de San Salvador Atenco y de Ecatepec ha crecido el descontento por la falta de rendición de cuentas en las ventas de las tierras aledañas al Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) y por el cobro de peaje de los 6 mil camiones que diariamente usan las tierras comunales, entre otras demandas.
El domingo 14 de octubre, al menos 13 campesinos, entre ellos tres mujeres, resultaron lesionadas en la asamblea ejidal de San Salvador Atenco, tras la irrupción de un grupo de cerca de 30 golpeadores, vinculados al presidente del comisariado ejidal, el priista Alejandro Santiago López.

Los más de 300 comuneros y representantes de San Salvador Atenco le reprocharon a Alejandro Santiago López que desde abril de 2017 no les rinde informes y demandaron detallar sobre los terrenos que fueron asignados y que quedaron dentro del polígono de la terminal aérea; presentar un informe claro de las negociaciones sobre el cobro del peaje de los camiones que se dirigen a los terrenos.

En su página de Facebook, el ejido de Atenco relató que “de manera repentina la asamblea se dio por terminada, en ese momento ingresaron grupos de golpeadores y cuando los ejidatarios solicitaban continuar la asamblea y llegar a acuerdos o mínimo obtener una copia de la misma comenzaron los golpes hacia los ejidatarios.

“La riña continuó fuera del recinto sobre la calle, los policías municipales de nuevo hacen uso de armas de fuego disparadas al aire para disuadir la trifulca”, agregó.

Por otro lado, en Ecatepec, un grupo de comuneros de los predios La Oreja y El Salado, de 329 y 608 hectáreas, respectivamente, demandan el pago de mil millones de dólares del gobierno federal, a cambio de que conserven los terrenos que reclaman como suyos.

La otra opción es que se reconozca a 109 comuneros como socios mayoritarios del NAIM, dado que la extensión de la tierra que reclaman representa más de la mitad de las mil 721 hectáreas bardeadas para la obra, según declaró el abogado Daniel Correa al periódico Reforma.