De manera insólita y con un voto dividido de 4 a favor y 3 en contra, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) decidió anular las elecciones municipales de Monterrey y ordenó a la autoridad electoral de Nuevo León a convocar a nuevos comicios, con lo cual el candidato panista Felipe de Jesús Cantú, quien obtuvo el triunfo, tendrá que volver a competir en los próximos dos meses.

La decisión de los magistrados se tomó después de 4 meses de litigio y argumentaron irregularidades de los funcionarios de casillas, deficiencias en el organismo estatal electoral, así como en el Tribunal Estatal Electoral de Nuevo León y en la sala regional de Monterrey en la custodia de los paquetes electorales, entre otras deficiencias.

En la sesión nocturna de este 30 de octubre, los magistrados instruyeron a la Comisión Electoral Estatal de Nuevo León a convocar a una nueva elección. El pasado 18 de octubre la Sala Regional de Monterrey del TEPJF había revertido el triunfo del priista Adrián de la Garza y le otorgó la victoria a Felipe de Jesús Cantú.