Jesús Ramírez Cuevas, futuro coordinador general de Comunicación Social de la Presidencia de la República, dio a conocer la mañana de este lunes la pregunta que se hará en la primera consulta ciudadana que definirá el destino del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), a realizarse del 25 al 28 de octubre:

«Dada la saturación del aeropuerto de la Ciudad de México, ¿cuál opción piensa usted que sea la mejor para el país?», será la cuestión principal que se planteará a la ciudadanía. Habrá únicamente dos opciones al reverso de cada boleta:

  1. Reacondicionar el actual aeropuerto de la Ciudad de México y el de Toluca y construir dos bases aéreas en la base de Santa Lucía.
  2. Continuar con la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco y dejar de usar el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

En la conferencia de prensa que tuvo lugar en la casa de la transición del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), en la colonia Roma, asistieron, junto con Ramírez Cuevas, Enrique Calderón Azalti, presidente de la Fundación Arturo Rosenblueth e integrantes del Consejo Ciudadano a cargo de la consulta, encabezados por Enrique Semo Calav, Armando Bartra Vergés, Víctor Manuel Toledo Manzur y 15 académicos más.

“Es una única pregunta porque entre más sencillo sea la forma de preguntar, menos sesgado será”, declaró Ramírez Cuevas, señalando también que el costo será aproximadamente de un millón y medio de pesos y será financiado por aportaciones voluntarias de los legisladores del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

«Es el primer ejercicio de esta naturaleza. Habrá muchos otros más seguramente, lo que necesitamos nosotros es aprender. Nos sentimos muy honrados los que hemos sido invitados a participar en esta consulta porque será un suceso histórico para nuestro país”, afirmó Calderón Alzati.

Las urnas de votación serán instaladas en 538 municipios del país, en plaza públicas para descartar cualquier tipo de influencia partidista. El proceso se llevará a cabo con la utilización de una aplicación móvil, la cuál será revelada hasta el día de la votación con el fin de evitar cualquier tipo de hackeo o fraude. De igual forma, será necesario llevar la credencial de elector para poder participar, ya que con el número de registro se podrán evitar fraudes o votaciones duplicadas.