Kristinn Hrafnsson, un periodista islandés que trabajó como portavoz de Wikileaks de 2010 a 2016, fue nombrado editor en jefe del página debido a las circunstancias “extraordinarias” en las que se encuentra su fundador Julian Assage, quien sólo ha podido comunicarse con sus abogados durante los últimos seis meses mientras se encuentra refugiado en la embajada ecuatoriana de Reino Unido.

De acuerdo con The Verge, Assange no ha podido comunicarse con el mundo exterior desde finales de marzo, cuando se cortó su acceso a Internet. “El fundador de Wikileaks se ha refugiado en la embajada ecuatoriana en el Reino Unido para evitar ser arrestado o extraditado, primero para ser interrogado sobre acusaciones de agresión sexual y luego en gran parte debido a la presunción de que EE. UU. planea presentar cargos una vez que se vaya”, señalan.

Desde la embajada, donde vive desde 2012, Assange había conseguido mantener a flote Wikileaks, liberando, entre otras cosas, correos electrónicos robados del presidente de campaña de Hillary Clinton que ayudaron a influir en las elecciones presidenciales de 2016.

No obstante, en marzo pasado el gobierno de Ecuador dijo que el periodista había violado un acuerdo que estipulaba que ya no intervendría en la política de otros países, por lo que le cortó el acceso a internet. 

Hrafnsson, el nuevo editor en jefe, dijo en un comunicado que «da la bienvenida a la responsabilidad de garantizar la continuación del importante trabajo basado en los ideales de Wikileaks«.