La maniobra del senador del Partido Verde, Manuel Velasco, para pedir licencia fast track y retornar a terminar su periodo como gobernador de Chiapas, fue rechazada por la mayoría de senadores de Morena y con la abstención de la bancada del PAN y de otros legisladores.

A nombre de Acción Nacional, la senadora Xóchitl Gálvez, argumentó que su bancada se abstendría de votar porque consideró “un hecho inédito” y en contra del espíritu del Constituyente Permanente que “una persona pueda ocupar a la vez dos cargos de elección popular y que pueda reunir en una sola persona el cargo de gobernador constitucional y  sustituto de sí mismo”.

La senadora de Morena, Blanca Piña, afirmó que no se puede permitir que las leyes se modifiquen en beneficio de los grupos políticos y de poder. “Las modificaciones en Chiapas representan un nuevo exceso para la ciudadanía, como un traje a la medida para beneficiar a Manuel Velasco”.

Desde antes de la sesión, circuló el oficio enviado al presidente de la Mesa Directiva, Martí Batres, de Morena, mediante el cual Velasco solicita que ponga a votación su solicitud de licencia “y en su caso llamar a mi suplente para que rinda protesta constitucional y asuma el ejercicio del cargo de senador”.

La maniobra de Velasco se trató de una reforma exprés a la Constitución de Chiapas para permitir que el gobernador constitucional pudiera solicitar licencia para tomar su curul como senador, sin nombrar un gobernador sustituto y que él regresara después de tomar posesión en la Cámara alta para terminar su periodo como mandatario estatal.
Al conocerse el resultado de la votación, Velasco sólo expresó que será “muy respetuoso de lo que definan los senadores”.