Mientras la dirigente nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu, convocó a su menguada militancia a “retornar a los orígenes”, el ex gobernador priista de Nayarit Roberto Sandoval retó directamente al ex líder tricolor Enrique Ochoa Reza “a encontrarse como hombres” y éste responsabilizó al polémico mandatario de lo que le suceda a él y a su familia.

“Tú, Enrique Ochoa Reza me juzgas. Me expulsaste por supuesta corrupción, eso duele más cuando viene de donde militaba. Por eso, no seas cobarde! Ni metas a mi respetable familia. Ni a tus influencias como diputado federal. Dañaste a mi persona y como hombre te encontraré y arreglaremos cuentas… Lo arreglaremos como en los barrios donde crecí (con las manos y sin pellizcos) y si no sabes qué es un barrio, pregúntale a los taxistas a los que explotas cada día. Esto es derecho entre tú y yo, solos”, redactó el viernes Roberto Sandoval en su cuenta de Facebook.

En respuesta, Ochoa Reza afirmó que los señalamientos de Roberto Sandoval “están fuera de lugar” y lo responsabilizó por lo que le suceda a él o a su familia.

“En virtud de las amenazas que, de manera pública, mi familia y yo recibimos de su parte, lo hago responsable de cualquier incidente que afecte la seguridad de ellos o la mía. Seguiré visitando Nayarit y seguiré trabajando en la Cámara de Diputados en legislación que beneficie al pueblo nayarita”, respondió Ochoa Reza en un comunicado que difundió este sábado.

Las amenazas de Sandoval afloraron después de que el Congreso nayarita, dominado aún por el PRI, aprobó la inhabilitación por 12 años del ex gobernador acusado de corrupción y de presuntos vínculos con el crimen organizado, así como de haber utilizado recursos para beneficiar a los candidatos priistas en las elecciones estatales del 2017.

La elegante manera de arreglar sus diferencias entre Sandoval y Ochoa Reza se hicieron públicas después de que la dirigente nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu le pidió a sus correligionarios que fueran “ejemplares en lo público y en lo privado”, a retornar a “la fraternidad que nos ha caracterizado siempre” y los convocó a “volver al origen”.

“Recuperemos juntos el sentido de ser priistas, de servir, de alzar la voz para denunciar una injusticia o cualquier comportamiento indebido, y rescatemos el sentido de fraternidad que nos ha caracterizado siempre”, arengó Ruiz Massieu en la sesión extraordinaria del consejo político estatal del PRI en Campeche.

En el mismo evento, el mandatario priista Alejandro Moreno Cárdenas, mejor conocido como Alito, afirmó que el tricolor debe apostarle al fracaso del próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador y convocó a marchas y plantones.

Alito advirtió que los priistas no deben tener “consideraciones” con el gobierno lopezobradorista porque los militantes de Morena “no las tuvieron” con los priistas.

“Vamos a verlos chocar contra la pared; vamos a verlos sufrir porque no saben gobernar; vamos a verlos doblarse por no poder con los grandes retos que tiene México; vamos a verlos desear no haber ganado”, arengó el priista campechano.

Y mientras ocurrían las bravatas de Moreno Cárdenas, el morbo priista se concentró en el reciente pleito entre Roberto Sandoval y Enrique Ochoa.