En contra de las cifras publicadas por el gobierno de Puerto Rico sobre las personas que fallecieron tras el huracán María, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, escribió en Twitter que el fenómeno natural que azotó a la isla el año pasado no mató a 3 mil personas estadounidenses. La publicación apareció en su red social este jueves, un poco antes de que el huracán Florence llegue a las Carolinas.

“3.000 personas no murieron en los dos huracanes que azotaron a Puerto Rico. Cuando abandoné la isla, DESPUÉS de que la tormenta había golpeado, tenían entre 6 y 18 muertes. Con el paso del tiempo no subió demasiado. Mucho tiempo después, comenzaron a reportar números realmente grandes, como 3.000”, escribió.

El gobernador de la isla, Ricky Roselló, publicó un estudio el mes pasado donde elevó formalmente la cifra de muertos a 2.975. De acuerdo al documento, que se basa en una investigación de la Universidad George Washington, cientos de puertoriqueños murieron producto del calor sofocante y otros efectos de la tormenta que no habían sido contabilizados.

Respondiendo la declaración de Trump, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, dijo en rueda de prensa que “no hay razón para disputar esos números”. 

“Las bajas no hacen que una persona se vea mal, así que no tengo ninguna razón para disputar estos números”, dijo. “Fue devastador. Fue una tormenta horrible. Recorrí toda la isla. Es una isla aislada que perdió su infraestructura y electricidad durante mucho tiempo, no se podía llegar a la gente durante mucho tiempo”.

Asimismo, la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulin Cruz,  mandó un comunicado escrito a la agencia de noticias CNN, en donde señala: 

“La declaración del presidente Trump, al cuestionar las muertes en Puerto Rico muestra una falta de respeto por nuestra realidad y nuestro dolor. Simplemente no puede comprender el sufrimiento humano que nos han causado su negligencia y falta de sensibilidad. 3.000 personas murieron bajo su vigilancia y su incapacidad de captarlo lo hace peligroso”, escribió.

“Mientras él está ocupado tratando de ‘salvar la cara’, continuará dando la espalda a todos los que sufren. En pocas palabras: está completamente desquiciado de la realidad. Una cosa es segura, nuestras vidas importan y no necesitamos un tuit de Trump para recordarnos eso. El presidente puede intentar tuitear la verdad, pero al negarse a reconocer sus defectos, simplemente está mostrando su incapacidad para comprender la verdad. Señor presidente, usted demuestra una y otra vez cuán inadecuado es usted para dirigir. Qué vergüenza, señor. ¡Qué vergüenza!”.

Luego de las afrentas, Trump publicó otro tuit alegando que todo había sido un plan de los demócratas: “Esto fue hecho por los demócratas para hacerme quedar tan mal como fuera posible cuando estaba exitosamente recaudando miles de millones de dólares para ayudar a reconstruir Puerto Rico. ¡Amo a Puerto Rico!”.