Esta semana en Diorama, aquí mis recomendaciones literarias:

 

De repente, la libertad (Lumen) de Évelyne Pisier y Caroline Laurent. Los recuerdos son fantasmas, atraviesan nuestra piel y nuestros sueños. Las calles de Saigón, el sabor dulce de los mangos y los gestos sumisos de las niñeras, el olor infecto de las cárceles de Hanoi, el color dorado del pelo de su madre, un vestido verde que deslumbraba, y esa manera tan suya de cruzar y descruzar las piernas que volvía locos a los hombres. Luego la revolución cubana y más tarde las palabras inspiradoras de Simone de Beauvoir, que mostraban el camino hacia la liberación de la mujer. Finalmente, algunos años después, la rendición de un cuerpo que no había aprendido a pactar con el paso del tiempo.

Évelyne Pisier quería contar la historia de su madre, y a través de ella la suya propia; se había empeñado en recuperarla y no dejar que tantos años de vida política, amor y lucha se olvidaran. Poco a poco, página a página, y con la ayuda de su editora Caroline Laurent, la historia de madre e hija fue creciendo y tomó tintes novelescos. La tarea seguía su curso, pero un jueves de febrero de 2017 Évelyne murió cuando aún faltaban retoques al manuscrito. Caroline ha cumplido ahora la promesa que un día hizo a su autora y nos entrega esta novela espléndida que recorre el siglo XX y nos invita a seguir leyendo y luchando.

 

Enigmas de los dioses del México antiguo (Edición décimo aniersario) (Ediciones B) de Sofía Guadarrama Collado. El macabro hallazgo arqueológico de siete frailes franciscanos, torturados a muerte y abandonados en una mazmorra en 1556, desentierra un misterio que la Iglesia ha guardado celosamente.

Cóatl, Balam y Cuauhtli llevan al lector a los sitios arqueológicos más emblemáticos de México: El Tajín, Chichén Itzá, Teotihuacán y Tenochtitlan.

La presente edición celebra el décimo aniversario de la trilogía más exitosa de Sofía Guadarrama Collado, Enigmas de los dioses del México Antiguo. En estas páginas se publican las tres novelas que miles de lectores disfrutaron y elogiaron, en un fenómeno que se compartió de boca en boca.

 

Una sombra en la oscuridad (Roca Editorial) de Robert Bryndza. La víctima es hallada asfixiada en su cama. Sus muñecas están atadas y se perciben sus abultados ojos a través de una bolsa de plástico atada por encima de su cabeza.

Pocos días después, otra víctima es encontrada muerta; la escena del crimen es exactamente igual. Mientras Erika Foster y su equipo comienzan a profundizar en la investigación, pronto descubren que se enfrentan a un calculador asesino en serie que acecha a sus víctimas antes de elegir el momento más oportuno para atacarlas. Todas las víctimas son hombres solteros, con vidas privadas muy alejadas del foco público. ¿Por qué sus pasados están envueltos en tantos secretos? Y, sobre todo, ¿qué es lo que los unía a cada uno de ellos con el asesino?

 

El chico que entra por mi ventana (B de Blok) de Kisrty Moseley. Liam es el mejor amigo de mi hermano. Son insoportables y creídos; entre ellos todo es chicas, bromas, fiestas… y por supuesto hockey.

Aunque debo aceptar que esto sólo pasa durante el día porque, por las noches, Liam es dulce y tierno. Cuando todo está en silencio entra por mi ventana y pasamos las noches durmiendo abrazados.

Tengo una sensación de que algo me une a Liam, algo que todavía tengo que descubrir… fuera de las noches en mi habitación.

 

Muerte de la luz (Plaza Janés) de George R. R. Martin. «Si me envías este recuerdo, vendré. Donde esté, cuando sea, independientemente de lo que haya ocurrido entre los dos. Vendré, sin preguntas», este es el mensaje que Dirk t’Larien escribió hace siete años para Gwen Delvano, justo después de terminar su relación. Y ahora Dirk lo recibe de vuelta, como un llamado a cumplir su promesa y un símbolo de aquel pasado que todavía lo conmueve. Así que emprende el viaje, pero cuando llega a Worlorn, un planeta prácticamente abandonado que se hunde poco a poco en las tinieblas, alumbrado por soles moribundos, Dirk encuentra a Gwen atada a otro hombre y a una sociedad tribal y violenta que pondrá a prueba su lealtad y su capacidad para sobrevivir.

Muerte de la luz es la primera novela de George R. R. Martin, una de las historias de amor más emblemáticas de la ciencia ficción que ha conmovido a cientos de miles de lectores alrededor del mundo y que los ha asombrado con la imponente belleza de sus escenarios estelares.

 

The end of the fXXXing world (Roca Editorial) de Charles Forsman. James es un sociópata nihilista y peligroso, pero Alyssa se ha enamorado de él y, en cuanto pueden, emprenden su fuga particular dejando varias muertes a su paso. Sus fantasías violentas y el amor que se profesan se funden en un viaje de angustia y miedo, un dramático road trip que remite a películas como Badlands, Corazón Salvaje o Amor a quemarropa.

De una inusitada tensión narrativa, el cómic de Forsman juega con una estética delicada que choca con la extrema violencia de algunos pasajes, el punto de vista de la narración y el diálogo reducido a la mínima expresión, factores que convierten esta historia en un ejemplo magistral de la economía de medios. ¿Cuántas veces la bondad y la maldad física y psicológica de dos hastiados adolescentes se han retratado mejor que aquí?

The end of the fucking world ha sido adaptado para televisión por el director Jonathan Entwistle, con Alex Lawther y Jessica Barden como actores principales. Su seguimiento en el canal Netflix no tiene precedente hasta la fecha.

 

Tú, yo, todo (Roca Trade) de Catherine Isaac. Cansada de que su novio Adam no dejara de mentirle, engañarle y de que no mostrara ningún tipo de interés en ser padre, Jess lo echó de casa apenas unos meses después de haber dado a luz a su hijo William. Ahora su madre le ayuda a cuidarlo, mientras Adam se ha trasladado a Francia persiguiendo sus sueños y liberándose de cualquier compromiso con el niño que nunca quiso.

Diez años después, la madre de Jess se encuentra internada en una residencia, luchando contra una enfermedad que la está matando a sus cincuenta y tres años. Allí es donde obliga a su hija a reconocer algo que nunca ha querido admitir: William necesita un padre en su vida. Así, en su primer viaje al extranjero en años, Jess y William, ahora con diez años, se disponen a pasar el verano en Château de Roussignol, en las ricas y soleadas colinas de la Dordoña. Allí se reencontrarán con Adam, y Jess deberá conseguir que este acepte y empiece a querer a su propio hijo.

Sin embargo, lo peor no es que Adam esté lejos de implicarse en este juego, sino que Jess vive atormentada por un secreto terrible que nadie, y especialmente William, deberá descubrir.