A cuatro años de los sucesos trágicos en Iguala, Guerrero, los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos desde el 26 de septiembre de 2014 llegaron a tres acuerdos con el presidente electo Andrés Manuel López Obrador: la creación de una Comisión de la Verdad, “con sentencia o sin ella”; la creación de una Comisión Investigadora por decreto presidencial desde el 1 de diciembre próximo; y “mantener puertas abiertas a organismos internacionales”, como el GIEI y otros que deseen investigar.

En el histórico encuentro realizado en el Museo Memoria y Tolerancia en la Ciudad de México, los padres de familia de los desaparecidos de Ayotzinapa expresaron que “es el primer día en 4 años que sentimos que el gobierno nos da apoyo”, según expresó la madre María Elena, mientras el padre Epifanio enumeró las penurias que han pasado durante este periodo para hacerse escuchar.

“Sentimos que vamos a llegar donde queremos a pesar que llegamos a los cuatro años”, afirmó Epifanio.

Acompañado por el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, y por la ministra Olga Sánchez Cordero, futura titular de Gobernación, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador admitió que durante su campaña electoral fue prudente sobre el tema de Ayotzinapa, pero indicó que “un compromiso fue aclarar el lamentable caso de los desaparecidos y lo voy a cumplir”.

En clara referencia a los argumentos del gobierno saliente de Enrique Peña Nieto, López Obrador afirmó que “no debemos temer si se conoce la verdad. Las instituciones se fortalecen con la verdad, se debilitan con la mentira. No es cierto que si se investigaba y se llegaba a la verdad se iban a debilitar, eso es falso. Las instituciones se debiliten cuando no se conoce la verdad”.

“Se hará justicia y se van a fortalecer las instituciones, y se sabrá dónde están los jóvenes y se castigue a los responsables”, sentenció.

El encuentro privado duró poco más de hora y media y se realizó en las instalaciones del Museo Memoria y Tolerancia. En los alrededores de la avenida Juárez, desde muy temprana hora llegaron simpatizantes y organizaciones que han apoyado a los padres de Ayotzinapa, así como decenas de reporteros (más de 150 medios acreditados) que esperaron el mensaje público.

López Obrador señaló directamente al ex senador Alejandro Encinas, futuro subsecretario de Gobernación, como el responsable de la interlocución con los padres de familia. “Tendremos política de puertas abiertas”, indicó.

En paralelo, el Senado de la República inauguró una exposición fotográfica en homenaje a los 43 desaparecidos y la senadora guerrerense Nestora Salgado afirmó que con el gobierno de López Obrador “se derrumbará la ‘verdad histórica’ de la PGR”, en clara referencia con la tesis del ex procurador Jesús Murillo Karam de que los estudiantes fueron secuestrados e incinerados en el basurero de Cocula, por sicarios de los cárteles locales.