Con una de las censuras más rígidas de internet, China acaba de lanzar una aplicación móvil que permite a los ciberusuarios informarse sobre “rumores en línea” que, a través de inteligencia artificial y datos proporcionados por el propio gobierno, son ratificados o desmentidos.

La plataforma, lanzada el miércoles, se estrena en un momento en que el gobierno de Xi Jinping persigue regular “toda” la información a la que se puede tener acceso en internet. Además, en los últimos meses, la discusión en el país sobre el autoritarismo digital ha sido ampliamente abordada y, en muchos casos, repudiada por organizaciones de derechos humanos.

Reuters menciona que además de un sitio web, la plataforma Piyao, que significa «refutar rumores», también tiene una aplicación móvil y cuentas con un perfil en las redes sociales chinas Weibo y WeChat. Desde esas plataformas Piyao transmite noticias «reales» usando informes de medios estatales, periódicos locales controlados por los partidos y al menos 27 agencias gubernamentales incluida la “Escuela Central del Partido”, una institución que capacita a los funcionarios en ascenso, así como la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma.

“Los rumores violan los derechos individuales; los rumores crean pánico social; los rumores causan fluctuaciones en los mercados bursátiles; los rumores afectan las operaciones comerciales normales; los rumores atacan descaradamente a los mártires revolucionarios»,  menciona un comercial promocional de Piyao.

“Las leyes chinas dictan que los rumores pueden ser acusados ​​de difamación, y enfrentan hasta siete años de prisión. Las publicaciones en línea que contienen rumores visitados por 5.000 usuarios de Internet o que se vuelven a publicar más de 500 veces también pueden ser meritorias de condenas a prisión”, destaca Reuters.