Artesanas de Aguacatenango, Chiapas, lanzaron una denuncia contra la empresa española Zara por robar el diseño de un bordado tradicional para utilizarlo en su línea de ropa de mujer. 

Con el respaldo de la ONG Impacto, las artesanas dijeron que, hace dos años, llegaron a su comunidad ciudadanos chinos que les exigieron mucho trabajo y les pagaron muy poco y los cuales nunca regresaron.

María Méndez, una de las denunciantes, apuntó que también es probable que el diseño lo haya robado de imágenes divulgadas en redes sociales. 

Por otra parte,  Impacto detalló que, además de afectar la economía de la comunidad, el plagio viola los derechos de autor. “Hay una protección al patrimonio individual con los derechos de autor, pero no al colectivo que lleva cientos de años realizando este trabajo. La ley no las protege”, denunciaron al periódico El Diario

La directora de Impacto, Kathia Loyzaga, dijo al medio Animal Político que el conocimiento sobre los bordados pasa de una generación a otra y es una muestra de distinción entre los poblados. “Es decir, para ellas no existe la idea occidental de la propiedad intelectual”, señaló. 

Impacto detalló que desde hace años se han realizado las mismas prácticas. En 2012 documentaron que al menos ocho marcas internacionales robaron los diseños de pueblos originarios de Oaxaca, Hidalgo y Chiapas sin darles crédito a los autores ni una retribución económica.