Desde el interior del Partido Acción Nacional y entre los dirigentes opositores de Morena en Puebla surgieron las voces para demandarle a la Procuraduría General de la República que investigue los presuntos vínculos entre el ex gobernador Rafael Moreno Valle y su esposa Martha Erika Alonso, gobernadora electa, con los grupos de huachicoleros encabezados por los hermanos Valencia Avila, según informó el periódico Reforma.

“Debe ser investigado al grado de que ojalá se encuentre la información para que se corrobore o se exonere. Eso es muy importante para ellos y para la confianza del público”, afirmó el senador panista Ernesto Ruffo al periódico. En estos momentos, Moreno Valle busca contender por la dirigencia del PAN.

En el marco de la marcha de protesta este fin de semana contra el fraude y las irregularidades ocurridas en las elecciones estatales el pasado 1 de julio, la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, afirmó que “no es casualidad que Puebla y Guanajuato, entidades gobernadas por el PAN, sean las que presentan más problemas por el huachicol, aquí hay un nido de ratas”.

A su vez, el equipo de comunicación de Martha Ericka Alonso, afirmó que sus encuentros con los hermanos Valencia Avila ocurrieron en el marco de la campaña. “Fue en ese marco que se dieron los encuentros con Vicente Valencia, presidente de Venustiano Carranza, y Patricia Valencia, candidata a diputada federal”, según publicó el periódico Reforma.

El delito de robo de combustibles se ha disparado entre los gobiernos de Rafael Moreno Valle, del PAN, y de su sucesor José Antonio Gali. De 2011 al 2016 se pasaron de 73 tomas clandestinas detectadas a 1,533, periodo del gobierno de Moreno Valle, mientras que de 2016 a 208 se pasó de 1,533 a 1,175 tomas clandestinas de robo de combustibles a Pemex.