La confrontación del  negocio de la industria alimentaria mexicana y la asociación El Poder del Consumidor por la regulación del etiquetado en los productos de consumo masivo quedó suspendida este 29 de agosto. Por cuatro votos contra 1, la primera sala de la Suprema Corte de Justicia desechó el proyecto de resolución propuesto por el ministro José Fernando Franco González Salas, quien le daba la razón a El Poder del Consumidor, que pelea por un amparo contra las etiquetas por mal informar sobre el consumo calórico y contenido de azúcares en los productos.

Los ministros también decidieron retornar el caso a la ministra Margarita Luna Ramos, quien deberá hacer un proyecto diferente a Franco González Salas. Este ministro le dio la razón a El Poder del Consumidor que ha señalado que los etiquetados de alimentos y bebidas vulneran los derechos a la salud y a la alimentación adecuada y no frenan la epidemia de obesidad que existe en el país entre menores y adultos.

El ministro Franco González Salas también reprobó que la Comisión Federal de Protección y Riesgos Sanitarios (Cofepris) hubiera usado para el etiquetado una base de ingesta diaria de 360 calorías provenientes de azúcares, en contra de la base de 200 calorías diarias que establecieron los organismos internacionales.

Desde el sexenio pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó que el etiquetado de alimentos y bebidas industrializadas mal informaban a los consumidores y eran incompatibles con los esfuerzos para combatir la obesidad. Las grandes empresas refresqueras y las de pan y alimentos industriales comenzaron a cabildear en contra de la OMS.

El Poder del Consumidor denunció en su amparo 7/2017 que el etiquetado nutrimental en los envases y paquetes de alimentos se estableció sin base en evidencias científicas, no es entendible para la población, y establece un criterio de azúcar que es un riesgo para la salud y viola los derechos de los consumidores.

La Suprema Corte decidió atraer el amparo “por los efectos que una sentencia así puede tener tanto en ciertos derechos como el derecho a la salud, a la información a los consumidores, de los infantes, etc, así como en el combate a la obesidad y sobrepeso en grado de epidemia”, afirmó el coordinador jurídico de El Poder del Consumidor, Javier Zúñiga.

Tras la sesión de este 29 de agosto en la Suprema Corte de Justicia, el abogado Zúñiga consideró que no se trató de una derrota. “Creemos que es algo procesal, más que algo de fondo. Hay algo contundente en esto: ya la academia se pronunció sobre esto, la academia, el juez ya se pronunció y quizá hay algo procesal sobre lo cual quieren asegurarse los ministros”, afirmó Zúñiga.

“Lo que hemos visto es que todas las declaraciones y los argumentos de la industria se han ido cayendo uno tras otro. El etiquetado no sirve”, subrayó Zúñiga.

Un desplegado de la organización resalta que hoy en día más de 100 mil personas morirán este año en México por diabetes, que más de 70 mil sufrirán una amputación por esta enfermedad y decenas de miles de personas comenzarán a perder la vista por retinopatía diabética.

“El sistema de salud pública está rebasado y los pobres son los más afectados… Tenemos derecho a no ser engañados, tenemos derecho a realizar decisiones bien informadas y a que la política pública se haga por el bien común, no más por intereses comerciales”, sentenció el desplegado de las organizaciones ciudadanas que se han aliado en esta causa.