Publicado originalmente en México.com

Loretta Ortiz Ahlf, coordinadora de Pacificación de Andrés Manuel López Obrador, se reunió este miércoles 1 de agosto con unos 50 representantes de la sociedad civil, ante quienes abordó la posibilidad de usar la mayoría de Morena en el Congreso para derogar la Ley de Seguridad Interior.

El evento fue en un salón del Instituto Mexicano para la Justicia, en Coyoacán, en el que Loretta estuvo acompañada por miembros de organizaciones civiles en defensa de los Derechos Humanos.

“El martes, ni dos días después de ganar las elecciones, Andrés Manuel ya nos estaba haciendo esta encomienda. Él quiere que empezando el año ya tengamos un panorama en la pacificación del país”, se escucha decir a Loretta Ortíz en un audio en poder de mexico.com.

La doctora egresada de la Libre de Derecho también dijo no estar “contenta” con la Ley de Desaparición Forzada ni con la de Seguridad Interior.

Estoy convencida que no se va a volver a presentar la oportunidad (que tenemos) en este Gobierno, quizá nunca vuelva. Tenemos mayoría en el Congreso (…) esta oportunidad hay que aprovecharla. Se pueden obtener reformas. No estoy contenta con la Ley de Desaparición Forzada (….) y obviamente hay que ver por la derogación de la Ley de Seguridad Interior».

Loretta Ortíz

La Ley de Seguridad Interior fue publicada en diciembre pasado, entre críticas de organizaciones no gubernamentales y organismos públicos que advierten que la legislación abre la puerta a militarizar el país, pues permite la intervención de fuerzas armadas en tareas de seguridad pública.

Esta ley fue impugnada ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación por Movimiento Ciudadano, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el INAI y municipios de Puebla y Chihuahua, pero su discusión se pospuso para la segunda mitad de este año.

La mayoría de los asistentes que intervinieron sí estuvieron de acuerdo en que ahora es la oportunidad para cambiar una serie de políticas de gestión de seguridad pública que consideran fallidas. México, como dio a conocer el INEGI este lunes, tuvo en 2017 sus números más altos de asesinatos en tres décadas, con 31 mil 174 homicidios.

Loretta señaló que habrá 41 foros para la pacificación del país, y que el primero se desarrollará en Ciudad Juárez, Chihuahua, el próximo 7 de agosto. Estimó que para entonces, AMLO ya será presidente electo y podría tener su primer acto oficial.

Los foros “servirán para tener insumos para hacer políticas públicas. El centro serán las víctimas y para los temas queremos saber las propuestas de la ciudadanía”, dijo Ortiz a los representantes de la sociedad civil.

Los foros, agregó, serán como máximo de 200 personas y las víctimas y familiares que asistan a contar su experiencia y opiniones lo harán a puerta cerrada para proteger su seguridad. Tamaulipas, por este motivo, no tendrá su foro, ya que no se ven capaces de garantizar la seguridad. La mayoría serán en centros universitarios y la idea es que ayuden a continuar trabajando en el diagnóstico. El último será a finales de noviembre y después se redactarán una serie de documentos de resumen.

“Queremos saber si las víctimas quieren una despenalización de la marihuana, si quieren darle una oportunidad a los jóvenes y a los campesinos. Sé que algunos de ustedes pueden no estar de acuerdo con alguna política como la ley de amnistía, pero quiero dejar claro que no es impunidad”, advirtió Loretta Ortíz.

La posibilidad de ofrecer un perdón a personas que hubiesen cometido determinados delitos fue uno de los asuntos centrales de la campaña electoral de AMLO. Parte de la complejidad del tema estaba también en la ambigüedad de los términos; y las preguntas en el aire eran ¿a quién se le ofrecería?, ¿qué tipos de delitos estarían contemplados?, ¿tendrían que estar o no las víctimas de acuerdo?

“La amnistía será por delitos menores, no crímenes de lesa humanidad, nunca secuestros. A esos criminales se les va a buscar y aplicar sus penas. También cambiaremos los reclusorios, que ahora son, como dicen, universidades para el crimen, donde no se respetan los derechos humanos”, siguió Ortíz.

Ante preguntas sobre la claridad del proceso, comentó que en este proceso se integrarán varias secretarías. En la de Gobernación estarán la parte de derechos humanos, la de migrantes, la gestión de los desaparecidos y coordinará la creación de las comisiones de la verdad en los diferentes estados. Seguridad Pública creará una subsecretaría de la Seguridad Humana y Paz, una sección de justicia transicional y acuerdos de no repetición de los actos a fin de que aquellos que —si finalmente se celebra la amnistía— delincan de nuevo, vuelvan al penal.

La secretaría de Desarrollo Social hará campañas para atender a las causas de la problemática. Finalmente, Educación hará que el sistema nacional de educación no pueda rechazar a ningún joven que quiera salir de la delincuencia. “Si nos ven descoordinados, es debido a que es proceso de prueba y error y nos vamos a equivocar, no les puedo decir una hoja de ruta de la que no nos vayamos a salir”, reconoció Loretta.

Otro de los temas que se trató fue el de las policías. “Hay que cambiar la narrativa en la que el malo es el policía. Ellos van a estar también en los foros, pero no se van a ver con las víctimas. También se les pidió que participasen (a los militares). De la Defensa no quieren, de la Marina sí”, explicó. Agregó que “a la policía la vamos a cambiar desde el presupuesto, se va destinar mucho más presupuesto para ellos, y como vamos a tener una buena policía, podremos retirar al Ejército y la Marina (de las labores policiales)”.