Hasta la fecha, el asesinato del excandidato priista a la presidencia de la República en 1994, Luis Donaldo Colosio Murrieta, en Tijuana, Baja California, es un caso que genera polémica en el país. Las razones del supuesto autor material del homicidio, Mario Aburto Martínez, nunca fueron comprobadas oficialmente, y muchos análisis se inclinan a que la planeación estuvo a cargo del expresidente Carlos Salinas de Gortari, quien, de acuerdo con las teorías, decidió el atentado tras el discurso que Colosio dio frente al Monumento a la Revolución Mexicana, en la Ciudad de México, el 6 de marzo de 1994, durante el cual rompió con él y su política neoliberal. 

“Veo un México de comunidades indígenas, que no pueden esperar más a las exigencias de justicia, de dignidad y de progreso; de comunidades indígenas que tienen la gran fortaleza de su cohesión, de su cultura y que están dispuestos a creer, a participar, a construir nuevos horizontes”, expresó Colosio en dicho discurso. “Veo un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla. De mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales”.

En este sentido, el Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) instruyó a la Procuraduría General de la República (PGR) buscar y, en su caso, dar a conocer los informes sobre investigaciones del homicidio de Luis Donaldo Colosio Murrieta generados durante la gestión del procurador Diego Valadés Ríos.

Carlos Bonnin Erales, comisionado del Instituto, dijo ante el Pleno “que saber la verdad es un derecho imprescriptible e irrenunciable no solamente de las víctimas y sus familiares, sino también de la sociedad. Como sociedad democrática contar con la información pública es indispensable, para participar con conciencia de causa, para realizar un escrutinio público de la narrativa oficial y para generar una memoria colectiva basada en hechos y razonamientos expresados bajo el valor de la verdad”, subrayó. 

La PGR entregó al particular las ligas electrónicas del “Informe de la investigación del homicidio de Luis Donaldo Colosio Murrieta”.  No obstante, inconforme con la respuesta, el comisionado interpuso un recurso de revisión ante el INAI, en el que manifestó que la información entregada no correspondía con lo requerido.

“La PGR turnó la solicitud únicamente a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales, omitiendo otras unidades competentes como la Coordinación General de Servicios Periciales; la Dirección General de Control de Averiguaciones Previas; la Dirección General de Especialidades Documentales; la Dirección General de Especialidades Médico Forenses y la Dirección General de Laboratorios Criminalísticos”, destaca el comunicado del INAI.

Por lo anterior, el INAI instruyó a la PGR realizar una nueva búsqueda, con un criterio amplio, en todas las unidades administrativas competentes a efecto de localizar los documentos fuente sobre los informes sobre las investigaciones del homicidio de Luis Donaldo Colosio Murrieta, generados durante la gestión del procurador Diego Valadés.