“Vámonos a emprender proyectos en la vida privada, al desempeño y al ejercicio profesional. Seguiré dando mis clases, me gusta mucho, soy actuario y economista de profesión y a eso me voy a dedicar, a hacer consultoría económica, financiera y a hacer pronósticos”, afirmó Ernesto Cordero, presidente saliente del Senado, ex coordinador de la bancada del PAN, quien anunció así su retiro de la vida pública.

Entrevistado  tras participar en la “entrega de la estafeta” de los legisladores de las próximas 63 y 64 Legislatura que ocuparán el Senado de la República, Cordero también lanzó una indirecta muy clara hacia Ricardo Anaya, su adversario político panista y ex candidato presidencial: “ojalá que quien se apoderó de Acción Nacional tenga un acto de contrición y vean el daño que no sólo le han hecho al PAN sino al país”.

“El PAN necesita un presidente fuerte, incluyente, que no sea de la misma camarilla que lo llevó al desastre”, remató Cordero, quien durante la campaña interpuso una demanda ante la PGR en contra de Ricardo Anaya por presunto lavado de dinero. Cordero también se inconformó con la orden de expulsión en su contra.

Ex colaborador de Felipe Calderón en el gabinete del 2006-2012, Cordero encabezó el llamado de los “rebeldes” de la bancada panista en el Senado y apoyó explícitamente al candidato presidencial priista José Antonio Meade, durante la campaña presidencial de este año.

Durante el evento, realizado en la antigua casona de la calle de Xicoténcatl, en el Centro Histórico, Cordero recomendó a las diputadas electas a enfocarse y hacer presupuestos fuertes, sensibles y que tengan perspectiva de género.

En la ceremonia destacaron los logros en materia de igualdad de género, ya que la próxima Legislatura tendrá una formación casi paritaria: 65 hombres y 63 mujeres en el Senado; y 243 mujeres y 256 varones en la Cámara de Diputados.

Cordero destacó la creación del reconocimiento Elvia Carrillo Puerto en el Senado para las mujeres destacadas en las luchas sociales, culturales, políticas y económicas.

También participaron en el evento las senadoras Angélica de la Peña, del PRD, quien destacó la agenda pendiente en materia de violencia de género; la senadora Pilar Ortega Martínez, quien reconoció la apertura de las bancadas para dar paso a la equidad de género; la legisladora panista Marcela Torres Peimbert, quien convocó a dar una lucha por la integración paritaria también en las comisiones; y la senadora priista Margarita Flores Sánchez, quien destacó también los pendientes legislativos en materia de violencia doméstica y política de género.