La reestructuración más importante del próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador se realizará en el seno de la Secretaría de Gobernación. De acuerdo con el anuncio del candidato triunfador de las elecciones del 1 de julio, se separará de esta dependencia todo lo relacionado a la seguridad pública y protección civil para dar paso a otra secretaría y se reducirán de 7 a 3 las subsecretarías de las oficinas de Bucareli.

Al mismo tiempo, se desaparecerá el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), creado durante el gobierno de Miguel de la Madrid, para dar paso a una Agencia Nacional de Inteligencia, que deje de espiar a ciudadanos y adversarios políticos, para dar paso a un nuevo organismo.

El sábado 14 de julio, en conferencia de prensa, López Obrador dio a conocer el nombre de los subsecretarios que trabajarán con la ex ministra Olga Sánchez Cordero, futura secretaria de Gobernación. Serán Zoe Robledo, ex senador chiapaneco, que asumirá la subsecretaría de Gobierno; Tatiana Clouthier Carrillo, titular de la subsecretaría de Participación Ciudadana, Democracia Participativa y Organizaciones Civiles; y la subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración, estará a cargo del ex jefe de Gobierno capitalino, ex senador y dos veces candidato a gobernador en el Estado de México, Alejandro Encinas.

El anuncio del nombramiento de Encinas vino acompañado del encargo por investigar y dar a conocer lo que sucedió con los 43 jóvenes normalistas de Ayotzinapa desaparecidos desde el 26 de septiembre de 2014 tras el brutal ataque de fuerzas armadas en Iguala, Guerrero.

Desde su papel como senador, Encinas se involucró en la investigación de los sucesos de Iguala y se ha caracterizado por su férrea crítica a la “verdad histórica” que dio a conocer en noviembre de 2014 el entonces titular de la Procuraduría General de la República, Jesús Murillo Karam. En su cuenta de Twitter, Encinas afirmó:

“Vamos por el respeto y garantía plena de los Derechos Humanos. Nunca más un Ayotzinapa”.

Ésta es la primera vez que el futuro gobierno de López Obrador menciona el tema de Ayotzinapa y le encarga a uno de los políticos más experimentados de la izquierda partidista hacerse responsable de esta crisis generada por la indolencia del gobierno federal y la negativa a tomar las declaraciones de integrantes del batallón 27 de Iguala que formaron parte del operativo de aquel 26 de septiembre de 2014.

En el caso de la subsecretaría de Gobierno, a cargo de Zoé Robledo, tendrá a su cargo las áreas que antes veían las subsecretarías de Normatividad de Medios, Enlace Legislativo y Acuerdos Legislativos.

El ex senador por Chiapas se especializó en los temas relacionados con la reforma a la relación entre el gobierno y los medios masivos de comunicación y estuvo también como enlace de la entonces bancada del PRD con representantes del gobierno federal de Peña Nieto.

La tercera subsecretaría estará a cargo de Tatiana Clouthier Carrillo, una de las figuras más importantes durante la campaña electoral de este 2018, quien se destacó como coordinadora de los voceros y ella misma como responsable de un acercamiento con aquellos sectores que no pertenecían a Morena.

Clouthier Carrillo será responsable de la subsecretaría de Participación Ciudadana y Enlace con Organismos Civiles, que tendrá como responsabilidad el trabajo con la sociedad civil “para poder avanzar en el proyecto de pacificación”, según informó Olga Sánchez Cordero.

 

Secretaría de Seguridad Pública

Junto con la disminución de las subsecretarías, se creará otra Secretaría de Seguridad Pública que estará a cargo de Alfonso Durazo, político sonorense, ex colaborador de Luis Donaldo Colosio y del gobierno de Vicente Fox.

Esta dependencia tendrá tres subsecretarías: una a cargo de la operación policial a nivel federal y en coordinación con los estados; otra responsable de los procesos de certificación, transparencia, carrera policial, combate a la corrupción y denuncias internas; y la tercera absorberá  el área de Protección Civil, que actualmente pertenece a la Secretaría de Gobernación.

“Todo el aparato de seguridad se compacta, el programa de austeridad tiene que aplicarse sin perder eficacia”, afirmó en declaraciones de prensa Durazo.