Julian Assange, fundador del portal Wikileaks —una página web sin fines de lucro que ha publicado más de 1, 2 millones de documentos confidenciales— reside actualmente en la embajada de Ecuador, en Londres, tras una persecución política que ha durado 8 años. Entre los documentos confidenciales más importantes que lanzó a la web se encuentran comunicados del Pentágono de EE.UU, publicados en 2007, donde ordenaban eliminar centros de operaciones terroristas en Afganistán e Irak sin importar la presencia de civiles y periodistas.

Una parte significativa de esos documentos fueron filtrados por la ex militar Chelsea Manning, acompañados del video titulado “Asesinato Colateral” (Collateral murder, en inglés), donde se registró cuando un helicóptero norteamericano acribilla a un grupo de civiles entre los que se encontraban dos reporteros de Reuters.

Sin embargo, el actual presidente de Ecuador, Lenin Moreno, ha dicho que “piensa ponerle fin” a la larga estadía del australiano en su embajada. Alega que él nunca apoyó las actividades de filtración y, en una entrevista realizada por el periódico Sunday Times hace más de diez días, señaló que ha iniciado conversaciones con Gran Bretaña para solucionarlo.

«Nunca he estado a favor de la actividad del señor Assange», dijo Moreno. Hizo los comentarios en Madrid, donde se había reunido con el Rey Felipe y el Primer Ministro Pedro Sánchez después de una visita de tres días a Gran Bretaña.

De ser extraditado a Estados Unidos, Assange enfrentaría acusaciones de traición y podría ser castigado con pena de muerte, de acuerdo a Reuters.

Foto: Newshub