Twitter, Facebook y Google dijeron a la Cámara de Representantes de Estados Unidos que las compañías de medios sociales no filtran contenidos en sus plataformas por razones políticas, en respuesta a las acusaciones de republicanos conservadores que los acusaron de “eliminar contenidos con inclinaciones derecha por censura política”, de acuerdo con Reuters.

El republicano Bob Goodlatte, presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, dijo que desde una audiencia en abril el Congreso «ha visto numerosos esfuerzos de estas compañías para mejorar la transparencia».

Por otra parte, el demócrata David Cicilline dijo que Facebook, durante dos años, se ha «inclinado hacia atrás para aplacar y apaciguar a los conservadores» y  los acusó de no eliminar las páginas que promovían teorías de conspiración sin fundamento.

«No hay evidencia de que los algoritmos de las redes sociales o los resultados de búsqueda estén sesgados en contra de los conservadores. Es una narración inventada impulsada por la maquinaria de propaganda conservadora para convencer a los votantes de una conspiración que no existe», dijo Cicilline.

La directora de administración de políticas globales de Facebook, Monika Bickert, dijo a la Cámara que “quiere tratar de manera justa a todos los grupos”. «Solo queremos asegurarnos de que estamos haciendo bien nuestro trabajo», dijo.

“Los Demócratas de la Cámara de Representantes dijeron que el comité debería centrarse en las amenazas al proceso electoral de los Estados Unidos por parte de hackers rusos”, detalla Reuters.

Juniper Downs, jefe global de políticas públicas y relaciones gubernamentales de Google y YouTube, dijo que la compañía no discrimina a los conservadores. «Dar preferencia al contenido de una ideología política sobre otra estaría fundamentalmente en conflicto con nuestro objetivo de proporcionar servicios que funcionen para todos», dijo.

Asimismo Nick Pickles, representante de Twitter, dijo que la compañía no discrimina a los conservadores y trabaja para tomar decisiones imparciales. «Nuestro propósito es servir a la conversación, no hacer juicios de valor sobre creencias personales», dijo.