Salvo que algo inusitado surgiera de aquí al primero de julio, la victoria de Andrés Manuel López Obrador es un hecho, según todas las lecturas que se hacen. Incluso personajes que han estado desde hace 18 años contra el tabasqueño, como Antonio Sola, el autor de la frase de “El peligro para México”, y Jorge Fernández Menéndez, ligado a los grupos de poder y militares, han aceptado que Morena ganará y por amplio margen. Y algo muy significativo fue la amplia encuesta que por encargo pidió la Coparmex, en donde se le da al llamado Peje el 53 por ciento de intenciones de voto. Un crecimiento de más de 20 puntos en relación con octubre del año pasado.

Frente a ese panorama y la preocupación de que Morena y sus aliados logren la mayoría en las cámaras de Diputados y Senadores, algo difícil aunque probable, ya empezó la desesperación en diversos sectores que saben que perderán y quieren lograr una derrota no tan deshonrosa, terrible.

Es por ello que el PRI ya sacó la chequera y empezó a comprar votos al precio que sea. En algunos casos hasta ofrecía mil quinientos pesos por individuo que presentara su credencial de elector y se comprometa a tachar el escudo del tricolor. Pero igual al final sólo les daban la tercera parte a los que asistían y luego que presentaran la foto del sufragio emitido les darían los otros mil pesos. Esto denunciaron varios asistentes a la compra de su libertad, dijeron que ya no aceptarían porque en el Edomex los engañaron con la famosa tarjeta rosa, la cual no hicieron válida en el noventa por ciento de los casos.

Otro personaje angustiado, no de la democracia sino de parar a Manuelovich a como de lugar, es Enrique Krauze. Su libro nuevo contra el populismo tuvo escazas ventas aunque fue presentado en varias universidades. Como descubrió que no tuvo el eco que esperaba, ahora subió un video llamando a votar diferenciadamente entre el presidente y los legisladores. Quiere que Andrés Manuel no tenga mayoría en el legislativo. Algo a lo que llama López Obrador a sus convencidos, que voten en todos los candidatos parejo: por Morena.

Y ya en el último caso, algunos esperan que el casi 20 por ciento de indecisos se opongan al puntero. Guerra de nervios para quienes se ven perdidos más por sus yerros que los aciertos del contrario.

Twitter: @jamelendez44