La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Comunicación (CNTE) realizó una serie de bloqueos en la Ciudad de México con el objetivo de exigir que el gobierno federal reinstale la mesa única de negociación nacional, devuelva el trabajo a los profesores que han sido suspendidos por participar en movilizaciones magisteriales, libere a los presos políticos, derogue las reformas estructurales y pague la deuda general del magisterio estatal. 

Las marchas iniciaron a las 7:00 am  sobre Paseo de la Reforma, a la altura de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), donde granaderos de la Secretaría de la Seguridad Pública cercaron las instalaciones.

“Reportes dan cuenta que los granaderos capitalinos mantienen encapsulados a los manifestantes y resguardan al personal que ingresa a las oficinas de la Bolsa”, señala Proceso. “En tanto el plantón de maestros de la disidencia magisterial continúa sobre avenida Bucareli, a unos metros de la Secretaría de Gobernación donde también se desplegó un operativo de fuerzas federales para resguardar el inmueble y a sus trabajadores”.

Mencionan que los maestros llegaron en autobuses y vehículos particulares en diferentes puntos de las carreteras de la Ciudad de México, así como sobre la autopista México-Cuernavaca, donde fueron recibidos por granaderos.

De acuerdo con Excélsior, los integrantes de la sección XIV, del estado de Guerrero, agredieron con piedras a los policías. “En cuestión de minutos, decenas de policías del agrupamiento de granaderos de la SSP impidieron el avance de la marcha y cerraron el tránsito vehícular de la autopista México-Cuernavaca, antes de la caseta de cobro de peaje, para garantizar la seguridad de los automovilistas”, señalan.

El líder de la sección 7 de la CNTE, José Luis Escobar, señaló que esta movilización formó parte del paro al que llamaron la semana pasada para forzar a las autoridades   a instalar una mesa de diálogo y solucionar sus peticiones.

A su vez, Pedro Gómez Bahamaca, secretario general de la sección 7 de la coordinadora en Chiapas, exhortó a los profesores de su estado a estar atentos para detener a policías o funcionarios en caso de que un maestro sea injustamente arrestado. “Que estemos preparados para reaccionar en caso de que detengan a alguno. Si esta represión que piensan hacer contra nosotros por estar protestando contra la política del régimen llegan a detener a alguno de los compañeros en Chiapas, no nos vamos a quedar de brazos cruzados; lo hicimos en 2013 y 2016 cuando detenían  a nuestros compañeros, inmediatamente agarrábamos a policías o al que fuera del gobierno”, dijo.