A un día de las elecciones, los balances en el estado de Yucatán indican una disputa entre el  PRI y PAN por la mayor parte de los cargos públicos. Desde el arranque de las campañas, y de acuerdo con los datos presentados en un gran número de encuestas, los partidos conservadores llegan en primer y segundo lugar en casi todos los escaños.

En una de las encuestas publicada en Abril, la cual fue realizada por la consultoría Opinión Pública, se reveló que el candidato de la coalición PRI-PVEM-Panal al gobierno de Yucatán, Mauricio Sahuí Rivero, cuenta con 32.6% de la intención de voto, seguido por Mauricio Vila Dosal, postulado por la coalición PAN-Movimiento Ciudadano, que alcanzó 30.6% de las preferencias. Asimismo, explican que hubo una disminución en las preferencias de ambos candidatos porque se registró un crecimiento importante de Morena, PT y Encuentro Social, partido encabezado por el expanista Joaquín Díaz Mena, quien para abril aumentó de 8.7% a 16.3%. En último lugar se encontró el candidato del PRD, Jorge Zavala Castro, que registró un 1.5% de la intención del voto.

En cuanto a las senadurías, las tendencias en abril fueron similares a las de la gubernatura. “Jorge Carlos Ramírez Marín (31.6%), candidato de la coalición PRI-PVEM-Panal, va como puntero; le sigue de cerca Raúl Paz Alonso (27.3%) de la coalición PAN-PRD-Movimiento Ciudadano. Hilda Mariana Cruz Pool (18.9%) es la contendiente al Senado postulada por los partidos Morena, PT y Encuentro Social”,  detalla Opinión Pública.

Sobre las diputaciones, el Diario de Yucatán menciona que los legisladores estatales que entraron a la competencia por espacios en el Palacio Legislativo de San Lázaro son Jazmín Yaneli Villanueva Moo, de Morena; Manuel Jesús Argáez Cepeda y José Elías Lixa Abimerhi, de Acción Nacional, y María Ester Alonzo Morales, del PRI.

Los índices más recientes, publicados por el periódico El Financiero, señalan que la contienda por la gubernatura de Yucatán “está tan cerrada que el candidato oficial, Mauricio Sahuí Rivero, de la coalición PRI-PVEM-Panal, y el opositor Mauricio Vila Dosal, del PAN y Movimiento Ciudadano, están empatados” con un 39 por ciento de la intención del voto. Atorado en el tercer lugar se encuentra Joaquín Díaz Mena, de la coalición Morena-PT-PES, con 19 por ciento de la intención de voto efectiva. Al final está Jorge Zavala Castro, del PRD, quien suma 3 por ciento.

“Cuestionados acerca de quién creen que resulte ganador de las elecciones en el estado, el 27 por ciento de los encuestados señala al panista Vila Dosal, y 26 por ciento a Sahuí Rivero, aunque 27 por ciento no sabe qué opinar al respecto. Además, con 16 por ciento ven ganador de la contienda al morenista Joaquín Díaz, y sólo con 3 por ciento, al perredista Jorge Zavala”, señala El Financiero.

El patrón se repite entre los candidatos que compiten por la alcaldía de la ciudad de Mérida. De acuerdo con una encuesta de Massive Caller, realizada en marzo,  el candidato del PAN, Renan Barrera, se encuentra como puntero con 39.2% de intención del voto; lo secunda el priista Víctor Caballero Durán con 25.5%; en tercer lugar se encuentra la coalición de Morena, PES y PT, representada por Fernando Xacur y con un 19.2% de preferencia electoral; finalmente, el último lugar lo ocupa la maestra Jazmín López con un índice de 8.6%.

 

Acusaciones entre candidatos

En los tres debates por  la gubernatura, Joaquín Díaz Mena, de la coalición liderada por Morena,  increpó a Mauricio Vila Dosal  por el desvío de más de 200 millones de pesos durante su administración como alcalde de Mérida. Con la documentación en mano, señaló que el exalcalde mantenía una red de 21 empresas fantasmas que tenían como fin desbancar las arcas públicas para financiar su campaña política. Tras el tercer y último debate, presentó sus evidencias a la Auditoría Superior de la Federación, donde también presentó una acusación contra el actual gobernador Rolando Zapata Bello por el mal manejo de 33 millones de pesos.

“Las declaraciones (de Joaquín Díaz Mena), en las que se usa información relativa a la auditoría número 1135, señalan que dicho proceso se realiza desde mayo de 2017, por presuntos desvíos de recursos públicos por más de 33 millones de pesos, del Fondo de Aportaciones de Fortalecimiento a las Entidades Federativas (FAFEF), por el periodo 2014, fueron hechas sin sustento, con la única finalidad de crear confusión en la ciudadanía yucateca, en relación a la actual administración del Estado”, dijo en un comunicado el Gobierno del Estado sobre las acusaciones del abanderado de Morena

Por su parte, Vila Dosal dijo que el candidato de Morena es “en realidad un operador del Sahuí, mandado por el PRI para restarle votos al PAN”. A su vez, acusó al priista de adquirir un rancho de millones de pesos de manera ilícita y  maquillar los índices crecientes de pobreza en el Estado mientras comandó la Secretaría de Desarrollo Social durante el gobierno de Rolando Zapata Bello. Sahuí desmintió ambas acusaciones.