El financiero de origen mexicano David Martínez, propietario del fondo de inversiones Fintech, se acaba de convertir en el zar de las telecomunicaciones de Argentina. El organismo responsable de la competencia en este país autorizó la fusión de entre las empresas Cablevisión, del Grupo Clarín, y Telecom. En ambas Martínez tiene el 40 por ciento de las acciones.

Con esta megafusión, las empresas tendrán el control de todas las transmisiones de contenidos audiovisuales, así como los servicios de internet y telefonía fija y móvil, en un país en plena crisis económica, pero con altos índices de conectividad y convergencia tecnológica.

La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) autorizó la fusión condicionada a que tanto Cablevisión como Telecom desinviertan en ciertas áreas. Por ejemplo, Telecom tendrá que devolver 80 Mhz de espectro radioeléctrico para no ser el monopolio en telefonía móvil. También deberá desprenderse de sus activos en 28 comunidades, incluyendo cinco provincias: Córdoba, Buenos Aires, Entre Ríos, Misiones y Santa Fe.

A su vez, Grupo Clarín tendrá que vender su cartera de clientes a Universo. Net, una compañía de servicios de banda ancha y tv por fibra óptica que opera en el interior del país.

La empresa nueva representará la fusión de Cablevisión, que pertenece a los hijos Ernestina Herrera de Noble, Héctor Magnetto, José Aranda y Lucio Rafael Plagiaro, que tienen el 60 por ciento del capital y son propietarios del Grupo Clarín. El 40 por ciento restante pertenece a Fintech, de David Martínez.

Este mismo grupo Fintech posee el 40 por ciento de Telecom, la otra empresa que deberá arrendar su infraestructura de servicio mayorista y la sesión de uso de la marca Arnet.

La megafusión de Argentina se inscribe en la nueva tendencia global de convergencia entre compañías de telecomunicaciones fijas y móviles, como son AT&T, y de contenidos y distribución en video e internet, como DirectTV y Time Warner, el gigante propietario de las cadenas CNN, HBO y los estudios cinematográficos. Esta fusión fue autorizada este mes por la autoridad regulatoria de Estados Unidos.

La nueva compañía dará los servicios de cuádruple play, es decir, los consumidores tendrán servicios de telefonía fija, móvil, internet y televisión restringida a través de un mismo prestador.