En vísperas del proceso electoral, el pleno del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) aprobó los estatutos sociales de las dos nuevas compañías que surgirán de la “separación funcional” de Telmex-Telnor, el agente económico preponderante en telefonía, y que ahora se denominarán UMT y UMNOR, con una sociedad subcontroladora (SUM).

UMT y UMNOR serán las nuevas empresas mayoristas resultantes del proceso de separación de Telmex y Telnor, tal como se ordenó el pasado 27 de febrero de este año con el Plan de Separación Funcional del gigante de la telefonía, propiedad de Carlos Slim.

Los estatutos establecen que estas dos nuevas empresas “no darán servicio al usuario final, sino solamente a los operadores” y que “regularán su estructura y el funcionamiento de sus órganos de decisión, administración y gobierno corporativo” durante el periodo de transición que culminará el 31 de diciembre de este año.

De acuerdo con el comunicado del IFT, “los estatutos aprobados contemplan que el Agente Económico Preponderante (AEPT) tenga la opción de nombrar a un administrador único o a un consejo de administración temporal que le permita cumplir con el segundo hito calendario”.

La separación funcional de Telmex-Telnor, el gigante que controlaba más del 60 por ciento de las líneas fijas de telefonía del país, fue resultado de la reforma de telecomunicaciones de este sexenio y de la revisión bianual de la regulación asimétrica impuesta por el IFT.

Esta revisión determinó la pertinencia de separar funcionalmente a la empresa que tiene la red local más grande del país para asegurar que los operadores tengan acceso efectivo a insumos esenciales en los mismos términos y condiciones, como lo ordenó la reforma constitucional en la materia.

Este proceso deberá concluir en el primer trimestre de 2020, según el IFT. Los integrantes del sindicato de telefonistas han expresado su oposición a esta separación funcional porque afectarán los derechos laborales de los miles de trabajadores de Telmex.

Foto: El Imparcial de Oaxaca