Las elecciones de este 1 de julio serán “altamente complejas” y “pondrán a prueba nuestra joven democracia”, afirmó la magistrada presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Janine Otálora Malassis, quien aseguró que este organismo trabajará de cara a la ciudadanía para darle certeza al proceso de calificación electoral.

“Nuestro compromiso es impartir justicia que dé certeza a la democracia y demostrar que en México el voto se respeta. Probaremos la solidez de las instituciones electorales y la vigencia de la democracia como sistema de gobierno de nuestro país”, advirtió la magistrada en el Foro Informativo que sostuvo con corresponsales extranjeros.

Otálora Malassis realizó una amplia explicación sobre los cambios en los últimos 25 años en materia electoral y sentenció que “a diferencia del pasado, ahora existen en México instituciones sólidas e independientes del gobierno para dar certeza sobre la voluntad expresada por la ciudadanía a través del voto”.

Consideró que la presencia de los observadores extranjeros y de los reporteros internacionales “será fundamental para contar al mundo, a partir del 2 de julio, la experiencia que vivirá nuestro país el próximo domingo”.

Expresó que está “convencida de que lo que sucede en México es importante para la democracia a nivel mundial, porque señalará los aciertos y las mejores prácticas que hay que replicar, así como también los focos amarillos y rojos”.

En el mismo encuentro, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, indicó que la elección del 1 de julio tendrá la participación de cerca de 30 mil observadores electorales nacionales y 907 visitantes extranjeros de 60 países y cerca de 3 millones de representantes de partidos políticos.