La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) notificó la “suspensión temporal” de las actividades de la empresa Aerolíneas Damojh S.A. de C.V., responsable de las condiciones de la aeronave siniestrada el pasado 18 de mayo en Cuba y con más de 104 pasajeros a bordo, más 9 tripulantes.

A través de un comunicado de prensa, la SCT informó que la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) iniciará una “verificación extraordinaria mayor” que cumple dos objetivos: verificar que las condiciones actuales de operación cumplan con la normatividad y “recopilar información para coadyuvar con la investigación del accidente”.

La empresa Aerolíneas Damojh S.A. de C.V. ya había presentado irregularidades. El 4 de noviembre de 2010, cuando una aeronave de la misma empresa aterrizó de emergencia en Puerto Vallarta por una falla en el tren de aterrizaje, le hicieron una verificación y suspendieron sus operaciones hasta el 18 de diciembre del mismo año, al “haber solventado las observaciones realizadas”.

También en octubre de 2013, tras una denuncia del capitán Marco Aurelio Hernández, se le realizó otra verificación extraordinaria y se suspendió una de las aeronaves hasta que presentara su documentación. El 10 de enero de 2014 la empresa acreditó las solicitudes de la verificación.

La más reciente verificación, según la DGAC, ocurrió en noviembre de 2017 y las aeronaves de la empresa “han renovado sus certificados de aeronavegabilidad cada dos años, los últimos otorgados en agosto y octubre” de ese año.

El accidente, del cual sobrevivieron sólo tres personas, ha generado una nueva tensión entre los gobiernos de Cuba y México. Las autoridades de la isla recuperaron una de las cajas negras del avión siniestrado el pasado viernes y esperan tener acceso al otro dispositivo.

Hasta el mediodía de este lunes, sólo 36 cadáveres han sido identificados y entregados a sus familiares, según informó el doctor cubano Sergio Rabell.

Foto: Paréntesis