La violencia contra los alcaldes en México llegó a niveles récords: el crimen del alcalde de Jilotlán, Jalisco, Juan Carlos Andrade Magaña, se convirtió en el crimen número 73 de presidentes municipales asesinados en este sexenio, cifra que supera a los 47 homicidio a ediles registrados en el gobierno de Felipe Calderón.

Así se deriva de la información de la Asociación Nacional de Alcaldes (ANAC), citada este lunes por el periódico Reforma en su nota principal.

En lo que va del gobierno de Enrique Peña Nieto han sido asesinados alcaldes del PRI, PAN, PRD, PT, Morena, Panal y Movimiento Ciudadano. Las entidades de más alto riesgo son Oaxaca, Michoacán y Guerrero, mientras que Jalisco se ha convertido en uno de los más peligrosos en esta contienda presidencial.

En paralelo, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reveló que tan sólo en estos cinco años se han acumulado 6 mil 582 casos documentados de secuestros, cifra superior al 22 por ciento en relación con el mismo periodo del sexenio anterior, según nota de El Universal.

Tamaulipas constituye la entidad con mayor número de secuestros, con 4 mil 4 expedientes, seguida por el Estado de México con 962, Veracruz, con 676, Guerrero con 549, Tabasco con 449, Morelos con 382, Michoacán, con 367, Ciudad de México, con 265, Oaxaca, 194.

El peor año en la historia de los secuestros fue el 2013 con 1,688 carpetas de investigación, mientras que en 2014 se registraron 1,396, en 2015 alcanzaron los 1,069, y se elevaron a 1,131 en 2016 y 1,149 en 2017. Entre enero y febrero del 2018 se han abierto 149 carpetas de investigación.