El gigante de las redes sociales, Facebook, acaba de modificar su domicilio legal y se irá de Europa, lo que implica que millones de personas que utilizan la plataforma no quedarán protegidas bajo el nuevo marco de privacidad que quiere instaurar la Unión Europea (UE). Debido al escándalo que produjo el descubrimiento de una agencia de datos que utilizó la información de más de 80 millones de usuarios, la empresa ha buscado una vía de escape para no enfrentar las nuevas legislaciones que se pondrán en marcha en Europa a partir del próximo 25 de mayo, de acuerdo a información de BBC.

“Trasladando su sede de Europa a Estados Unidos, la compañía espera limitar los efectos del nuevo Reglamento General de Protección de Datos (GDPR, por sus siglas en inglés)”, señalan. “Así, quienes usen Facebook fuera de la Unión Europea se regirán por la ley estadounidense, mucho menos estricta en cuanto a la privacidad”.

La nueva ley, creada por el Parlamento Europeo, el Consejo de la Unión Europea y la Comisión Europea, pretende dar más control a las personas sobre el uso de sus datos personales en internet.  Las normas se aplicarán a los «controladores» y a los «procesadores» de datos. Los primeros son las organizaciones y empresas que deciden cómo y por qué quieren los datos personales; los segundos, las firmas informáticas que realizan la parte técnica.

“Una de las cosas que defiende la nueva ley es el llamado ‘derecho al olvido’ para hacer fácil a los internautas la eliminación de la información que hay sobre ellos en la red. Además, obligará a las empresas a requerir un consentimiento explícito para recabar, usar y compartir sus datos. El cambio afectará a más del 70% de los 2.000 millones de usuarios de Facebook”, destaca la BBC.

De acuerdo con estadísticas de diciembre, la red social cuenta con 370 millones de usuarios en Europa y 239 millones entre Estados Unidos y Canadá. También tiene 1,500 millones de miembros en Latinoamérica, África, Asia y Australia.

«El GDPR y la ley de derecho del consumo de la UE establecen normas específicas para términos y políticas de datos de los usuarios de la región. Hemos dejado claro que estamos ofreciendo las mismas protecciones, controles y configuraciones de privacidad para todos los que usen Facebook, sin importar dónde vivan», dijo Stephen Deadman, subdirector de privacidad global de la red social.

Pero Sylvia Kingsmill, experta en privacidad digital de la consultoría holandesa KPMG, dijo que este movimiento es «una salida fácil» para la firma tecnológica. «Creo que la gente espera que sus datos -que ceden libremente a los gigantes corporativos- estén protegidos, y esta medida le pasará factura a las empresas que no lo hacen», apuntó. “Los legisladores en Estados Unidos y Canadá podrían estar trabajando en sus propias leyes para que reflejen los mismos controles que ofrece el innovador GDPR propuesto por la UE”.