Mientras los ojos y las ambiciones de miles de compatriotas están puestos en el inicio de las campañas electorales, la situación de la población es de alarma ante una administración a la cual le quedan ocho meses de ejercicio (je, je) y ya casi iguala a la anterior panista en el número de asesinatos (hasta el momento hay 600 menos que los atribuidos a Felipe Calderón).

En el reciente informe del presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, encontramos la situación de una nación que pareciera está en guerra total. El número de homicidios con Peña Nieto es de 102 mil 327, hasta ahora. Y las masacres que continúan impunes son las de Tanhuato, Tlatlaya, Nochixtlán, Chalchihuapan e Iguala, entre otras.

Hay, dijo Luis Raúl, binomios en la vida mexicana ominosos: inseguridad y violencia; impunidad y corrupción; desigualdad y pobreza. Estos muestran, saco a conclusión, que, lejos de avanzar, hemos retrocedido en los asuntos nodales del país y estamos ante una situación en la cual hay una irritación ciudadana de gran magnitud.

Pero el señor Peña Nieto insiste que ha tenido logros notables y los ciegos mexicanos no alcanzamos a verlos. Algo que resulta la visión de un grupo pequeño, el cual se ha favorecido con negocios incalculables sin que, hasta el momento, exista una justicia que logre meter al orden a muchos abusivos.

Por esto último, González Pérez señaló que en el caso Ayotzinapa, el modelo de la PGR está totalmente agotado, por lo que es menester tener una Procuraduría autónoma, imparcial y eficiente, en lugar de la que padecemos.

El encargado de Peña Nieto, Elías Beltrán, continúa tapando verdaderos fraudes como el Socavón, las tranzas de Odebrecht, el Aeropuerto Internacional y hasta el nuevo caso de Cambridge Analytica.

Una verdadera paliza de la CNDH al ocupante de Los Pinos.

Twitter: @jamelendez44