Como un elefante en medio de la sala, la discusión sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) se convirtió en el eje del debate electoral que llevó esta semana a la primera confrontación pública entre el empresario Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, y el candidato puntero en las encuestas Andrés Manuel López Obrador,  en medio de un intenso golpeteo mediático contra el aspirante presidencial de Morena.

De manera sorpresiva, el lunes 16 de abril Slim convocó a una conferencia de prensa para argumentar a favor del proyecto que se construye sobre los terrenos de lo que fuera el viejo Lago de Texcoco y sentenció, en clara referencia a López Obrador, que “los candidatos no tiene por qué opinar de algo que se decidió hace cinco años”.

“Ahorita no veo qué discuten. Lo único que yo concluí analizando el proyecto es que tienen que revisarlo más a fondo con todas sus consecuencias, sus efectos. Este es un paradigma detonador de desarrollo fantástico”, argumentó Slim y comparó esta obra con el canal de Panamá por los beneficios económicos y sociales que traerá a los 5 millones de habitantes de los municipios conurbados.

“La racionalidad del proyecto es indiscutible, no veo muchas alternativas y la única que hay está clara”, sentenció Slim. Al ser cuestionado sobre la viabilidad del proyecto alterno de Santa Lucía, el magnate opinó que “fue hecho por gente seria, pero no es viable por la lejanía, además de que tendrían que alternarse las operaciones ahí y en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México”.

Si bien defendió la viabilidad de la obra de infraestructura más ambiciosa de este sexenio, Slim deslizó una crítica al NAICM señalando que hubiera preferido que fuera una concesión, como operan las otras 35 terminales áreas del país, porque “es una regla universal, que la obra pública cuesta más y tarda más que la obra privada”.

Slim minimizó la importancia de las inversiones de su constructora Carso Infraestructura y Construcciones (Cicsa) y de la española Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) -donde tiene participación accionaria- afirmando que las obras en el NAICM representan “apenas” el 4 por ciento de los ingresos totales, pero admitió que le pareció buen negocio que las Afores de Inbursa participen en la Fibra E para la construcción del aeropuerto porque ofrecen un rendimiento de 10 por ciento y su pago está garantizado por la tarifa de uso aeroportuario (TUA). En el mecanismo bursátil Fibra E no invirtió ningún miembro de la familia Slim, pero sí el fondo de inversiones del sindicato de Teléfonos de México, que ascienden a más de 80 mil millones de pesos.

La respuesta al desafío de Slim fue inmediata. Pocos minutos después de la conferencia del dueño de Grupo Carso, Andrés Manuel López Obrador afirmó que “respeta, pero no comparte” el punto de vista del empresario, y le reviró: “si es como dice él, un buen negocio, que lo haga con su dinero, si lo hace así se le puede dar una concesión”.

López Obrador deslizó la posibilidad de que Slim hubiera sido presionado por la presidencia de la República o por el propio ex presidente Carlos Salinas de Gortari “para tratar de contrarrestar el avance de su movimiento, pero no les va a funcionar”.

Slim no volvió a mencionar nada, pero el vocero de la presidencia Eduardo Sánchez, descartó que hubiera existido comunicación entre Peña Nieto y el dueño de América Móvil.

La noche del 18 de abril, Slim fue anfitrión del desfile de modas Dolce & Gabana en el Museo Soumaya, y el magnate se dejó fotografiar al lado de la primera dama Angélica Rivera y la diva del cine italiano Sofía Loren. No hizo ningún comentario más sobre el NAICM.

Tras la conferencia de Slim en defensa del proyecto aeroportuario, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) canceló el miércoles 18 de abril la mesa técnica para discutir el NAICM, acordada en un evento con López Obrador.

“No me interesa organizar un foro con todos los candidatos, cuando uno no escucha, no nos interesa ya organizarlo”, declaró Juan Pablo Castañón, presidente del CCE. “Es un tema muy importante como para darle un golpe de campaña”, sentenció.

Lee aquí la segunda parte.