Un tribunal turco sentenció 25 periodistas a prisión por presuntos vínculos con un grupo al que el gobierno culpa de un fallido intento de golpe de Estado en julio de 2016, de acuerdo con información de la BBC.

El veredicto señaló que veintitrés de ellos fueron condenados por pertenecer a una organización terrorista armada y recibieron penas de prisión de hasta siete años. Solamente dos de ellos fueron condenados por cargos menores.

“Más de 50,000 personas fueron arrestadas y 150,000 fueron despedidas o suspendidas de sus trabajos luego del fallido golpe de estado del 15 de julio de 2016. La policía, el personal militar, los maestros y los servidores públicos se encontraban entre los atrapados en la represión”, señala la BBC.

Los cargos menores los tuvieron Murat Aksoy y el cantante pop y columnista Atilla Tas. Recibieron sentencias de prisión de 25 y 37 meses respectivamente, bajo la acusación de ayudar a una organización terrorista sin ser miembros. De hecho, muchos de los condenados trabajaban para el periódico Zaman. Las autoridades tomaron control de él en 2016.

En Twitter,  Murat Aksoy respondió al fallo diciendo: «Mis escritos pueden haber sido críticos, pero no merecen ser castigados. Tampoco merezco ser castigado sólo por ser periodista». El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, en inglés) repudió  las condenas y pidió que todos los culpables sean liberados de inmediato.

«Las autoridades turcas deben dejar de igualar el periodismo con el terrorismo y liberar a decenas de trabajadores de la prensa encarcelados por hacer su trabajo», dijo en un comunicado la coordinadora del programa de CPJ en Europa y Asia Central, Nina Ognianova.

Asimismo, 17 escritores, dibujantes y ejecutivos del periódico Cumhuriyet están a punto de enfrentar cargos por presunto terrorismo.

“Los grupos de libertad de prensa dicen que los medios de comunicación han sido particularmente afectados en la represión encabezada por el presidente Recep Tayyip Erdogan tras el intento de golpe. El motín liderado por oficiales militares resultó en la muerte de 250 manifestantes civiles”, informan.